Toro y Moi + Visions of Trees + Munch, Munch – Cargo (Londres)

Es difícil toparse con tantas sorpresas en un mismo espacio de tiempo. Difícil si se atiene a que vivimos en un mundo impuesto por una vertiginosa propagación de la información, capaz de trasladarnos desde el corazón de nuestras casas hasta cualquier punto del planeta. No hay necesidad de aventurarse hacia lo desconocido para quedarse impresionado. Es por eso, que la capacidad de dejar a alguien con la boca abierta es un ejercicio que, cada día que pasa, requiere de grandes dosis de esfuerzo y dedicación. Por suerte, todavía quedan artesanos capaces de dejarse hasta su última gota de sudor con tal de que su trabajo sea impactante.
Debido a que el gancho de la noche era Toro y Moi, uno puede anticiparse y preveer lo que se puede encontrar: ¿Se acordará de algún tema de alguna vieja demo? ¿Cambiará con respecto a su actuación en Julio en el Field Day Festival? Ni por esas. Cualquier atisbo de intuición se desmorona rápidamente. Gran parte de culpa la tienen Munch, Munch. Su entrada es una explosión para los sentidos. Llenan de color – literalmente – un espacio apagado, y lo hacen con melodías extravagantes e irreverentes producidas con cualquier clase de instrumentos: maracas, xilófonos, samplers, panderetas o bombos esparcidos por todo el escenario. Su actuación es una victoria para la creatividad, ya que convierten lo que para muchos podría ser un desbarajuste en algo resplandeciente.

Tras el quinteto de Bristol, el estado de shock es tremendo: ¿Qué más puede ocurrir cuando es posible que te hayas dado de narices con tu nueva banda favorita? De todo. No hay tregua. Cuando Joni y Sara o, mejor dicho, Visions of Trees se presentan, el engaño vuelve a manifestarse. La primera impresión es tener delante a unos nuevos Crystal Castles. Otro error más, y es que al ser humano le encanta tropezar, porque los parecidos terminan en donde empiezan: en la estética. Todo lo demás es completamente distinto. La atmósfera es mucho más calmada, espectral y acogedora. La voz clara de Sara da personalidad a la banda y revitaliza el flujo electrónico elaborado por Joni. Todo es claro y cristalino. Frío, pero paradójicamente candente. Un estallido de emotividad.

Lo más razonable sería acomodarse y dejarse llevar, pero hay una pregunta que no para de dar vueltas: ¿Qué puede ofrecer Toro y Moi después de esto? La respuesta nos suena: “de todo”. Chazwick Bundick es un tipo tranquilo. Puede estarlo, viene a defender su deslumbrante debut “Causers of this”, todo un bombazo chillwave. Además, viene respaldado por dos nuevos componentes, lo cual es todo un acierto para el directo – especialmente el tema de la batería –. Lo que no nos había contando en ningún momento, es que nos iba a avanzar material de su segundo trabajo de este año para Carpack Records. Toda una sorpresa, otra más que añadir. Así – asombrándonos – arranca y, en honor a la verdad, hay que decir que tiene muy buena pinta.

Eso sí, es un estilo completamente opuesto al disco que suponíamos que coparía todo el protagonismo. El resultado es más bailable, más groove y más funk, mientras que “Causers of this” destaca por su belleza narcótica; por ser el perfecto acompañante para una tarde de Domingo. Alternando material de cada uno, el resultado es una mezcla que entra suavemente y sin rechistar. Nos lleva a un punto medio exacto en el que no se nos deja llevarnos por la alegría de uno ni la serenidad del otro. A saber, veníamos preparados a escuchar “Minors”, “Blessa”, “Talamak” o “Low Shoulders”. Sonaron todas ellas, pero lo hicieron con una pareja de baile que nos forzó a movernos de nuestra posición inicial. Ningún reproche, todo el mundo está tan encantado que no para de aplaudir al de Carolina del sur. El chaval, abrumado, lo agradece sinceramente con un discurso tímido y sosegado: “gracias a todos por venir un…Martes…en un día de trabajo…Gracias” Sin duda, peculiar.

La escena se repite cuando recibe una ovación, aún más grande, para convencerle a cerrar la velada con otro tema más. Lo hace, eso sí, con el mismo retraimiento; la misma gratitud.

Se puede decir, que esta noche se han dado todos los requisitos para pensar que aún quedan muchas cosas por descubrir y, que sobretodo, aún es posible quedarse hechizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien