Tórtel analiza La Gran Prueba. El valenciano nos habla de cada una de las canciones de su tercer trabajo

Tórtel acaba de publicar su tercer disco. El valenciano Jorge Pérez regresa con La Gran Prueba, coeditado por El Volcán Música y Gran Derby Records.

Diez nuevas canciones grabadas en los estudios Río Bravo por Cayo Bellvesser (miembro de Maderita y colaborador habitual deJosh Rouse y Alondra Bentley). Dentro de algunos días te hablaremos del disco, que ya puedes comprar o escuchar en diferentes plataformas de streaming.

Para ir abriendo boca, hemos invitado al propio Jorge a hablarnos de cada una de las canciones del disco.

Te dejamos con sus comentarios:

“La gran prueba”

Siempre me ha atraído la ficción y la he entendido como una parte más de la realidad. La canción parece la confesión de un mentiroso patológico, pero claro, no sabemos hasta qué punto nos está diciendo la verdad. Es imposible confiar en él. Por otra parte no podemos echarle nada en cara; parece que solo lo haga por divertirnos un poco, la realidad suele ser más gris y aburrida no es nada interesante hablar de mí.”

Cuando la grabé le comenté a Cayo que quería que el ritmo sonara a canción de los años 50, como si fuera una batería y guitarra rítmica de algún tema de Roy Orbison, también quería que funcionara bien el leit motiv que acompaña toda la canción, la idea es que ayudara a quien la escucha a meterse por completo en ella. Al final después de darle vueltas con diferentes sonidos grabamos ese arreglo con piano rhodes con un efecto wah wah, y lo doblamos con un par de guitarras con diferentes afinaciones.

Creo que quedó bastante bien y pensé que era ideal para abrir el disco.

“Segundo intento de detener la historia”

La letra surgió de una conversación con mi amigo Nacho L. Murria, él siempre con ideas en la cabeza que luego convierte en obras de teatro o pequeños textos… Me contó una historia que tenía en mente; un fenómeno paranormal que hacía que el tiempo se detuviera y la gente se quedara enganchada a la acción que estuviera haciendo en ese preciso momento. Le di vueltas a aquello y fantaseé con la idea de que todo fuera provocado por un virus que ha mandado crear un tipo que está tan a gusto con lo que tiene ahora que quiere que todo se quede así, tal cual. El título está basado en un poema de Yehuda Amijai que se llama  Intento de detener la historia, de manera que este sería mi propio intento ” el segundo intento de detener la historia” en definitiva.

“El virus ya se extendió, haremos magia con él (…) Me sé el futuro de memoria.”

La idea es en sí muy disparatada, pensé que sería guay intentar que el interludio instrumental que hay en la canción sonará como a ciencia ficción, con un montón de autoarpegiadores y ruiditos sonando al unísono.

“La vieja escuela”

Quería que la canción tuviera un ambiente jipiesco, para eso intentamos crear como un mantra con poco movimiento de acordes de guitarras acústicas y eléctricas con mucha reverb y chorus, y armonios que crearan un buen colchón de graves.

La letra habla del paso del tiempo; las cosas que has ido aprendiendo de gente más mayor y de cómo llega el momento de ponerlas en práctica. De repente eres tú el que te ves dando esos mismos consejos. Es como el relevo de un secreto que alguien te contó y tú contarás solo a quien creas que realmente merece la pena.

De alguna manera todo lo aprendido servirá de algo en algún momento.

“El rayo mortal”

El rayo mortal es el título de un cómic de Daniel Clowes sobre alguien con un poder que no sabe exactamente cómo usar. A veces las soluciones están en nosotros mismos, a veces tenemos más armas de las que pensamos pero nos cuesta ponerlas en funcionamiento. Tenemos las intenciones pero no las instrucciones.

“Trato de reunir todas mis fuerzas para ponerlas junto a mi puerta”.

Quería que la canción sonara como una pequeña orquesta de juguete distorsionada y bizarra.

“No es mi culpa”

Hay una relectura nada disimulada de la melodía de unas de las canciones que más he escuchado de crío, ” Colours” de Donovan.Precisamente la canción habla sobre una amistad de esas que empiezan en la infancia y que ya duran para siempre. Una especie de condena. Hay cosas que no cambian. Te sigues preocupando mucho por tu amigo, y él sigue siendo un desastre y metiéndote en líos. ¿Qué vas a hacer?…

“Recordaba cuando formamos el club secreto del misterio, todavía sigo en lo mismo con los ojos bien abiertos. No es mi culpa. No es por mí”.

Suena muy contradictorio pero al mismo tiempo es casi imposible crecer juntos sin distanciarse.

La letra propone un juego con la oración  Por mi culpa, por mi gran culpa, pero la canción no es ni mucho menos un acto de penitencia. Es más bien todo lo contrario.

“Queríamos más”

Sin duda es la canción más ” latina” del disco. Siempre me han gustado los ritmos latinos, incluso los más contemporáneos, creo que es un camino donde hay mucho bueno que encontrar. Tiene un rollo andino festivo y bailable que quisimos potenciar al grabar en lugar de guitarra acústica (que recordaría más al folk anglosajón) con charangos y un tres cubano. Leí en un libro de Justin Torres una frase que me gustó mucho  “Queríamos más carne más sangre y más calor”. Cuando estaba dándole vueltas a la letra esa frase me vino a la cabeza y me encantaba el nuevo sentido que cogía en el contexto de la canción.

“El baile extraño”

Es una de las canciones de  La gran prueba con las que más satisfecho he quedado, también una de las primeras que compuse para este disco. De hecho la primera demo que hice de la canción no tiene nada que ver al aire que cogió después y que fue como definitivamente se grabó. Cayo propuso una base rítmica que se basaba en unas pistas pregrabadas para Optigan que tenían el aire de bossa nova perfecto para lo que yo buscaba. Creo que funciona muy bien, al igual que el tres cubano con efectos de chorus y delay que grabó Xema Fuertes y que consigue para la canción un color muy personal.

La letra habla de una fiesta que es casi como la reunión de una secta extraña, con ritos misteriosos y por supuesto bailes raros entorno a una hoguera.

“Canto oscuro, canto claro”

Insistiendo en lo que decía de mi interés por los ritmos latinos, esta canción es algo parecido a un cha cha chá. Pau Roca grabó arreglos de guitarra muy brillantes en el disco pero particularmente en esta canción está mi favorito. Me encanta el dibujo que hace dando entrada a las partes instrumentales.

La letra habla de mi propia relación de amor ( a veces también odio) con la música,  mis pequeños logros y grandes fracasos.

Pues sí eso, a veces claro, y otras oscuro.

“Fantasmas”

La letra de la canción funciona como un buen contrapunto a la de El rayo mortal. Hace referencia a cómo muchas veces utilizamos excusas para defendernos. A veces son tan absurdas como ésta: “hay alguien dentro de mí que no soy yo hablándome cambiando cada palabra de las que yo querría decir”.

Todos tenemos una parte de nosotros mismos que no nos gusta, ya es difícil de ocultar durante el día, pero definitivamente se nos aparece sin remedio por las noches como un fantasma que nos asusta y que también nos dice la verdad al oído,  justo antes de dormir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.