Autolux – Future Perfect (DMZ)

Otoño. 1999. En algún lugar de Los Angeles Eugene Goreshter (voz, bajo, ex colaborador de Beastie Boys y perfecto dominador de la lengua rusa), Greg Edwards (responsable de las guitarras intempestivas que dan color al disco y de buena parte de los coros) y Carla Azar (batería biónica, tiene un codo reconstruido en metal, suele tocar descalza y ameniza las melodías con su voz a lo Kim Gordon), deciden unir sus armas sonoras, hacer ruido en clave de Poprock con tinte experimental y llamarlo Autolux.

Después de tocar durante un par de años en un montón de clubs para dar cuerda al engranaje, a principios del 2001 auto-editan su primer EP Demonstration, cinco canciones que sonaron hasta la extenuación en todas las radios universitarias del circuito de California. Resultado: Lluvia de críticas positivas y reconocimiento instantáneo, lo que les llevó a telonear a bandas de la talla de The White Stripes, The Breeders o Tortoise.

Invierno. 2002. Autolux entran en el estudio para grabar Future Perfect, su primer largo. El sello DMZ, creado por T-Bone Burnett y los hermanos Cohen para dar salida a las bandas sonoras de sus películas, decide editar los experimentos sonoros del trío de Los Angeles. La intención primigenia era tratar de reflejar la intensidad que la banda destila en sus directos. Tarea nada fácil, el embarazo creativo se alarga más de la cuenta y hasta finales del 2004 el disco no sale a la luz. Pero la espera ha merecido la pena. Nunca un grupo californiano sonó tan neoyorquino. Las melodías pérfidas de Autolux se adhieren al cerebro a la primera de cambio, tan solo una escucha y los coros de canciones tan contundentes como “Turnstile Blues,” o “Angry Candy” acaban convirtiéndose en el eco de tus pensamientos.

Aunque dicen no tener límites en cuanto a sus influencias, la inspiración de Autolux nace de bandas como My Bloody Valentine, Smashing Pumpkins, The Beatles, Brian Eno … y sobre todo Sonic Youth, quizá sea eso lo más reprochable de su sonido, el fantasma colectivo de Lee Renaldo, Kim Gordon y compañía está demasiado presente en canciones como “Asleep At The Trigger” o “Blanket” por poner un par de ejemplos. ¡Pero qué más da! Autolux es, sin duda, una banda a tener en cuenta y Future Perfect sirve de golosina para quienes echen de menos los sonidos underground engendrados entre finales de los ochenta y principios de los noventa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.