Autour de Lucie – Ta lumiére particulaire (Green Ufos)

Autour de Lucie fueron un grupo francés de los 90 que disfrutaron de cierto reconocimiento, dentro y fuera de su país, gracias a un pop de guitarras lánguido y refinado, muy en la onda del incipiente indie-pop de los primeros 90, con conexiones que los emparentaban con grupos como The Sundays, Field Mice, Belle and Sebastian, Mazzy Star o sus compatriotas Saint Etienne. En su evolución a lo largo de la década influyó bastante lo inestable de la formación, con diversos cambios de miembros y también de productores. Con el tiempo fueron incorporando trazos de electrónica hasta llegar a su álbum homónimo de 2004, donde trabajaron con el productor de Air, que les llevó de vuelta a un sonido más pulcro y refinado. Entonces desaparecieron durante casi una década.

En 2012 la vocalista Valérie Leulliot reformó la banda junto al multiinstrumentista Sébastien Lafargue, retomando y actualizando el sonido de sus inicios limando lo que pudiera quedar de aquella inocencia casi pueril y recubriéndola con un barnizado de sofisticación y elegante sensualidad (el idioma ayuda, claro). El resultado es Ta Lumiére Particulaire (Green Ufos, 2015), un disco donde poco queda del sonido Sarah Records que los puso en el mapa pero que sigue recordando a Stereolab o los antes mencionados Saint Etienne, aunque también trae a la mente, con sus múltiples capas de coros y sus brillantes arreglos, a grupos en principio más lejanos estilísticamente como Fleetwood Mac, Roxy Music o incluso a los Chic más sensuales, como en el estribillo de “Ok chaos”, uno de los momentos más brillantes del álbum y sin duda el más evocador.

Menos interesantes resultan cuando aceleran el ritmo y coquetean con la pista de baile para indies. Suenan bien, tienen potentes estribillos, pero ese tipo de temas suenan repetitivos. Llama más la atención su facilidad para crear atmósferas y claroscuros, esos momentos en los que casi alcanzan la solemnidad de Portishead o la conexión onírica que generaban Cocteau Twins. Vale la pena indagar en temas como “Ilienne” o “Brighton Beach” y dejarse envolver por su tenue sonido y su exquisita instrumentación. Un disco agradable, en general, y con momentos deliciosos.

Escucha Ta Lumiére Particulaire en Spotify

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.