Ayllón repara emociones con Kintsukuroi

Ayllón es un músico procedente de Málaga pero con residencia en Madrid que factura una música emotiva, con ecos de trascendencia sonora y misterio, muy en la línea de los Radiohead del cambio de siglo. Kintsukuroi es una palabra japonesa que hace referencia al Kintsugi, el arte de reparar cosas rotas y convertirlas en objetos preciosos y valiosos, y que aplicada a la superación personal busca precisamente eso, reparar personalidades rotas para conseguir que recuperen la autoestima. Ambos conceptos, la emotividad de Ayllón y la reparación emocional del Kintsukuroi han convergido en este álbum que precisamente se llama así.

Ayllón portada

Se trata de un disco sobrio, con un pop electrónico a ratos casi minimalista, dejando que la voz se sumerja en el abismo producido por unos efectos acuosos y electrizantes. En otras ocasiones los estímulos se multiplican y las canciones se expanden y estiran. Un álbum sobre la pérdida, el empezar de cero y sobre todo, como deja claro su título, sobre la ruptura y reparación de uno mismo. Kintsukuroi ha sido producido y grabado por Pachi García en los estudios Alis Records de Baeza, y cuenta con las colaboraciones de Mäbu y de María Villalón, que ponen voz y sentido a las canciones de Ayllón.

 

Desde el pop directo y ensoñador de temas como “Un óbolo a Caronte” hasta la frialdad apocalíptica de “Big crunch”, pasando por momentos realmente espectaculares como “Picnic en el parque”, Ayllón explora en este nuevo álbum todos los matices que ese pop electrónico que tan bien domina, con un pie en lo expansivo y otro en el recogimiento, puede ofrecer. Kintsukuroi nos muestra las dos caras de esa moneda que es la vida, que gira aleatoriamente antes de caer de uno u otro lado, pero también ofrece algunas claves para enfrentarnos a ella y saber repararnos cuando lo necesitamos.

Escucha Kintsukuroi, lo nuevo de Ayllón, en Spotify.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.