Brighton 64 – El Sol (Madrid)

Brighton 64 se forman en Barcelona en el año 1981. La banda liderada por los hermanos Gil, Albert y Ricky, guitarra y bajo/voz respectivamente, muy pronto comienza a hacerse un nutrido grupo de admiradores que les sigue a todos los conciertos. Su filiación pretendidamente modernista y su cuidada imagen hacen de ellos toda una referencia para la escasa  parroquia Mod de una España convulsa por los constantes cambios sociales de aquella época.

Brighton 64, los Brighton para los amigos, se disolvieron en 1987. Seis años fueron suficientes para elevarlos al estatus de icono Mod nacional. Aunque los hermanos Gil han seguido en la brecha en diferentes proyectos musicales y con un sello discográfico, propiedad de Albert, con el nombre de Bip Bip.

Madrid,  tres de abril del año 2011, han pasado treinta años desde aquel 1981. Los hermanos Gil, ya no tan jóvenes, y con la inevitable mella que hace el devenir del  tiempo en todos los seres mortales, se presentan en la mítica sala El Sol. Entradas agotadas y un público de lo más variado (mods talludos con actitud juvenil,  jóvenes  que en su día no vivieron la explosión Brighton 64, algunos aficionados al Punk y a la Nueva Ola…) espera ansioso a que los cuatro de Barcelona salgan a escena.

A eso de las 23:30 el cuarteto hace su aparición, con su formación prácticamente original, los Gil, Jordi Fontich en las teclas y Toni Peralbo en la batería. El principio del set se nos antoja un poco ralentizado y con algún problema de sonido debido a algunos acoples. “La Calle 46”, “Fotos del Ayer”, o “Ponte en marcha para mi” quizás no suenan como se merecen, cosas del directo. El concierto comienza a funcionar, a base de bien, a partir de “Bola y Cadena”, ya con: “El Mejor Cocktail”, “Haz el Amor”, o “La Ley del mínimo esfuerzo” nos tienen a todos en el bolsillo.

Nadie dijo que los Brighton fueran unos virtuosos o que tuvieran una técnica depurada a la hora de manejar los instrumentos, ni falta que hace. Así, temas como: “Barcelona Blues”, “Deja de tocar a mi chica”, y “En la Media Noche” suenan igual de cafres que siempre, porque si alguna vez hubo banda que  supo conjugar la elegancia de lo Mod con la urgencia y la actitud vital del Punk, esos fueron Brighton 64.

“Palabras con Sabor” para finalizar el set, y ya en los bises, explosión juvenil con dos declaraciones de principios incontestables; “Igual nos da igual” y por supuesto, “La Casa de la Bomba”. En definitiva, canciones que cuentan historias que al fin y al cabo han acabado perteneciéndonos. Si seguimos vivos dentro de otros treinta años, allí nos vemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.