Cuéntame una canción: “Superstition”, de Stevie Wonder

Cuando suena el palpitante ritmo funky del tema “Superstition”, de Stevie Wonder, es de tal envergadura la vivacidad del clavicordio electrónico y del resto de instrumentos que todas las neuronas oyentes bailan y saltan, ya de manera perpetua, al ritmo de esta superior tonada; la cual aterrizó, directamente, en el nº1 de las listas oficiales de Estados Unidos, en Enero de 1973. Traducimos aquí la primera estrofa de la letra:

Very superstitious,
writings on the wall .
Very superstitious,
ladders bout’ to fall
Thirteen month old baby
broke the lookin’ glass,
seven years of bad luck
the good things in your past.
When you believe in things
that you don’t understand,
then you suffer.
Superstition ain’t the way.
Muy supersticioso,
pintadas en la pared.
Muy supersticioso,
escaleras a punto de caer.
Un bebé de 13 meses
rompió el espejo,
siete años de mala suerte,
las cosas buenas de tu pasado.
Cuando crees en cosas
que no entiendes,
entonces es cuando sufres.
La superstición no es el camino.

 

Por lo visto, a primeros de los años 70, en Estados Unidos eran muy frecuentes las supersticiones entre la gente, sin embargo, Stevie Wonder mantiene un postura contraria a ésto durante su canción y de modo racional, recomienda evitar dichas creencias porque, quizás, te causarán sufrimiento si las prácticas en vez de recurrir, por ejemplo, a la medicina moderna.

Por otro lado y también acerca del propio texto, el mismo Wonder dejó caer declaraciones sobre el indirecto trasfondo político de 1972, es decir, acerca de las pesimistas vibraciones de la comunidad negra ante la discriminación económica a la que les sometió el presidente, por entonces, de E.E.U.U., Richard Nixon (esta alegación siempre según el cantante de Michigan, insistimos).

Pero deslicémonos ya hacia el germen de la canción, el cual es controvertido y comienza a gestarse durante la grabación de LP Talking Book, de 1972, donde Stevie Wonder disfrutó de la colaboración del superlativo guitarrista Jeff Beck (ex-componente de The Yardbirds) para el tema “Lookin’ for another pure love”. El caso es que Jeff, a cambio de su ayuda a las seis cuerdas en aquel álbum, llegó a un acuerdo de palabra con su venerado Stevie para que éste último le pasase alguna composición sobrante que poseyese; mientras ambos se hallaban trabajando juntos en los estudios Electric Lady Land de Nueva York, en Mayo de ese año 72.

Stevie Wonder Jeff Beck foto 01

En consecuencia, ambos se pusieron a probar cosas con el fin de hallar ese mismo objetivo y entonces Beck, que de manera privada tocaba un poco la batería, ideó un ritmo con la misma casi de un modo casual y continuó con esas dichas notas ante la insistencia de su colega de profesión. A partir de dicho punto, al propio Wonder se le ocurrió la melodía completa de “Superstition”, la cual iría destinada, en un principio, al repertorio del músico británico para que éste intentara un ambicioso asalto a las listas de su país, Inglaterra. Por lo tanto, un ilusionado Jeff Beck se frotaba las manos y después de grabar una maqueta de la susodicha tonada, el propio artista londinense declaró, años después, sobre lo que pensó en aquel momento: “Stevie me ha dado el riff del siglo”.

Sin embargo, Berry Gordy, el máximo jerarca de la mastodóntica discográfica Motown, intuyó que “Superstition” podía ser un bombazo absoluto y montó una jugada carente de moralidad. Resultó que al postergarse, en varias ocasiones, el lanzamiento acordado verbalmente con Jeff Beck, el mentado Gordy exigió, por contrato, a Stevie Wonder que él mismo grabase y editase el corte. El “chico maravilla”, de modo pionero y con descomunales esfuerzo y lucha, había conseguido una mayor libertad para editar su álbumes en la misma Motown al comenzar los años 70, sin embargo, Stevie aún tenía las manos atadas en cuestión de singles respecto a dicha mítica compañía.

Entonces el excepcional músico norteamericano, de modo completamente innovador y muy complejo, agregó hasta un total de ocho pistas del mencionado clavicordio electrónico, marca Hohner (con algún efecto de pedal “wah wah”), para dar una mayor profundidad y realce a la canción; además de tocar el mismo Wonder la batería y un sintetizador Moog que hacía la función de bajo. Para fortificar aún más la tan atrayente torre funk, intervinieron Trevor Lawrence, al saxo tenor y Steve Madaio, a la trompeta pero no se sumó ningún músico más: solo ellos tres.

Stevie Wonder foto 02

Entonces, Stevie lanzó la canción como el primer sencillo de su disco Talking Book, en Octubre de 1972, gozando así de una masiva y atronadora acogida incluso entre el público blanco aficionado al rock; una circunstancia ésta que no solía acontecer, por aquella franja temporal, cuando se trataba de un artista de raza negra. Matizar que antes del lanzamiento del mentado álbum, Stevie Wonder había estado de gira con The Rolling Stones, lo que contribuyó a que las audiencias habituales del género rockero se interesasen mucho más por el monumental artista que hoy tratamos, redundo. Además “Superstition”, ganaría un Grammy posteriormente, en 1973 y todos esos triunfos transportaron a su autor a la condición de mega-astro planetario en el terreno adulto, tras su etapa de niño-prodigio en los años 60.

Un Jeff Beck, completamente indignado y desolado por el “puenteo” en sus carnes, publicó lo que ahora ya sería una versión, algo más tarde, en Marzo de 1973, junto al bajista Tim Bogert y al batería Carmine Appice (ambos ex-componentes de Vanilla Fudge). Para colmo de males, el sólido “cover” de hard-rock-blues de este terceto padeció, sin embargo, una injusta acogida, más discreta la misma. De tal modo, Beck intentó desprestigiar a Wonder ante toda la prensa de Gran Bretaña, a causa del maltrato sufrido.

 

Stevie Wonder se defendió manifestando que lamentaba lo sucedido y que sentía las declaraciones en su contra que había efectuado su estimado Jeff Beck. También el mismo Wonder adujo, públicamente, que ya le expresó repetidamente, a la Tamla Motown que la canción estaba destinada al propio Jeff pero que dicha discográfica anhelaba un single de impacto para promocionar el álbum Talking Book. Repetimos que después, los diversos retrasos en el lanzamiento del propio Beck hicieron el resto y facilitaron que el propio Berry Gordy se adelantase, de modo nada ético, como ya se ha explicado.

Entonces, un honesto Stevie, para contentar a Beck por lo ocurrido, le regaló a éste otras dos composiciones llamadas “Cause we’ve ended as lovers” y “Thelonius”,  la cuales fueron determinantes para que el disco Blow by blow (1975) se convirtiese en un trabajo magistral; dentro de la trayectoria del histórico guitarrista británico. De esa manera, ambos compañeros firmaron la paz.

Stevie Wonder y Jeff Beck 02

También, en 1973, Stevie Wonder intervino en el programa infantil Barrio Sésamo, tocando una sobrecogedora e impactante versión, de 7 minutos, de “Superstition”. A aquella iniciativa, hasta entonces inédita dentro de esa popular emisión para niños y que supuso un acalorado aplauso en Estados Unidos, le siguieron otras actuaciones musicales allí mismo, como la de Paul Simon o Johnny Cash; entre otros muchos.

En el año 2004, la revista Rolling Stone consideró la tonada como una de las 500 mejores de todos los tiempos y en 2010, durante el 25 Aniversario del Salón de la Fama del Rock and Roll, los dos viejos compadres, Jeff Beck y Stevie Wonder, interpretaron juntos la citada “Superstition”; demostrando así que no existía ningún resquicio de enemistad entre ellos, sino más bien una admiración mutua desde siempre. El público se volcó con los dos cracks ante dicha feliz actuación.

 

Las distintas versiones han arribado por parte de Quincy Jones (1973), The Jackson Five (1973), Joy Fleming (1974), Stevie Ray Vaughan (1986), UB40 (1995) o incluso uno de los más punteros grupos españoles como son M-Clan (2001), entre otros muchísimos “covers”.

 

Por si fuera poco, en una encuesta realizada en Gran Bretaña, en el año 2019, esta creación de Stevie Wonder se situó como la predilecta de la audiencia dentro de las publicadas durante todo el longevo y reputado recorrido cronológico de la Tamla Motown, ¡incluso superando a leyendas como Jackson 5, Marvin Gaye, Lionel Richie o The Temptations, entre otros!

Con todos estos datos se comprueba, de sobra, el universal calibre de “Superstition”, al igual que otras muchas sensacionales piezas como “Sir Duke”, “I wish”, “Higher ground”, “Sealed, signed, delivered, I’m yours”, “I just call to say I love you” y tantísimas más; todas ellas obra de un apoteósico titán musical, de nombre Stevie Wonder.

4 comentarios en «Cuéntame una canción: “Superstition”, de Stevie Wonder»

  • el 10 Mayo, 2021 a las 9:37 pm
    Enlace permanente

    Fantástica canción. Una de las grandes composiciones del majestuoso Steve Wonder. No pasa desapercibida dentro de su extenso repertorio. Muy buen artículo de Txus Iglesias.
    Bravo Muzikalia por deleitarnos con estas piezas gourmet.

    Respuesta
  • el 11 Mayo, 2021 a las 10:31 pm
    Enlace permanente

    En efecto, resulta irrefrenable el mover el esqueleto ya desde el inicio del clavicordio de Stevie en este atemporal funky de 24 kilates, y muy superior para mi gusto, a la versión que luego hizo Jeff Beck. He disfrutado como nadie con la impecable disertación de Txus Iglesias acerca de la discrepancia que hubo entre los dos, ya que creo que es la explicación más clara, meridiana y definitiva de lo que pasó, así como la grata reconciliación que vino después. Inconmensurable tema, que abría la cara B del notable “Talking Book”, LP que junto a “Music on My Mind”, “Innervisions” “Fullfillingness’ First Finale” y “Songs in the Key of Life” elevan en este período 1972-1976 a Stevie Wonder a la categoría de genio y leyenda de la música moderna. Mil gracias, pues, a Txus, y a Muzikalia, por retrotraernos a tan emblemática canción. Un cordial saludo.

    Respuesta
  • el 11 Mayo, 2021 a las 11:14 pm
    Enlace permanente

    Gracias a Tere, a Gemma y a Xavi por su comentarios hacia mi artículo sobre el gran Stevie Wonder y la inolvidable canción “Superstitious”, aquí en Muzikalia.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien