Def Con Dos – Hipótecate tú (Dro)

Al estilo de la obra de José Saramago (Ensayo sobre la lucidez) en la que una ciudad vota en blanco en unos comicios por la tremenda desafección que sufren con los políticos imperantes,  Hipótecate tú, el nuevo disco de Def Con Dos,  salvando lógicamente las distancias, puede ser ese manual necesario para que la obra del Nobel se logre llevar a cabo de manera real en nuestros días. Sin adaptarnos a discursos panfletarios recocinados, accediendo por nosotros mismos a ideas y corrientes de pensamientos y, en definitiva, a  reflexionar y valorar cada uno por nuestra cuenta.

El desapego actual imperante que sufrimos hacia las páginas de un libro, un tocadiscos,
y el excesivo afecto al sofá, al conformismo y al síndrome de diógenes mental que acarrea, hace que esta colección de canciones se antoje recomendable para escapar, aunque sea durante unos minutos, del halo de mediocridad actual que nos ahoga.

Destaca, en este sentido, la literatura de “Destino Zoquete”, subrayable  en su totalidad y sobre todo sus últimos versos, en los que unos inspirados Peón Kutz, Juanito Sangre y César Strawberry cantan “Pero cansa y pereza manda. Te devora la flojera porque es duro seguir aprendiendo si ya nadie obliga (…) discute, raja, despliega la antena, debate, oxigena cualquier mente sana y adelante, mente pensante (…)

Interesante también “No tengo puntos” una analogía de cómo en nuestra vida diaria nos van quitando puntos al estilo de los del carné de conducir. “Basta de buen rollo” es un ataque al relativismo que invade el sentir general de la sociedad. No todas las opiniones son válidas y tienen el mismo valor; no hay que tener miedo a decir lo que se piensa. Estamos hipnotizados bajo el influjo de los vacíos discursos de nuestros políticos,…“Basta de buen rollo, ¿desde cuándo vale todo?”.

En esa misma línea aparece asimismo “Arroba”. Una crítica hacia como lo políticamente correcto ha pervertido nuestro idioma. “El genérico masculino se ha vuelto ultraofensivo”.

En cuanto a la música, está claro que el estilo no es ni tan rompedor, ni original como lo fue hace  años. Los riffs en ocasiones suenan repetidos, traen a la memoria antiguas canciones, las líneas de bajo ya no tienen tanta importancia y se echa de menos cierta melodía en alguna de las composiciones, ya que tanto texto hace claudicar al tímpano del oyente. Es el mensaje lo que prevalece y lo que provoca que sea obligada la revisión constante de esta colección de canciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien