Do Make Say Think + Charles Spearin + Years – La2 Apolo (Barcelona)

Exquisita noche de ruido instrumental la programada por la Sala 2 de Apolo en la que la banda canadiense Do Make Say Think volvía a Barcelona después de una década, como el mismo Justin Small se encargó de recordarnos. Compartieron velada y músicos con otros proyectos de la casa Constellation, hogar discográfico de importantes bandas del llamado post-rock instrumental.

Abrió la noche Charles Spearin, con un interesante proyecto llamado The Hapiness Project, en el que durante un año se dedicó a grabar entrevistas con sus vecinos, que sonaron de fondo durante el concierto, mientras él, guitarra en mano y acompañado por trompetas y violín, se entregaba a acompañar musicalmente esas palabras con sonidos distorsionados y movimientos cercanos al jazz que acabaron creando una atmósfera ensoñadora en los escasos 30 minutos que estuvo sobre el escenario.

En ese estado etéreo de una sala bastante llena, hizo aparición sobre el escenario Ohad Benchetrit, miembro también de Do Make Say Think, colaborador de la superbanda Broken Social Scene y con un nuevo proyecto paralelo llamado Years, y durante las dos primeras canciones (una de ellas con la guitarra infantil de su hija, a quien dedicó el tema) nos demostró que es un guitarrista de altísimo nivel, que hace con la guitarra, más o menos, lo que le da la gana. Esos primeros temas fueron de una delicadeza abrumadora, aunque acabó sucumbiendo al ruido y regalándonos grandes distorsiones y mejores temas.

Pero habíamos ido allí a ver a Do Make Say Think, y, la verdad, había ganas, ya que venden sus actuaciones por aquí tan caras. Ocho músicos se subieron al escenario: saxo, dos trompetas, dos baterías, dos guitarras, violín y bajo y todas esas capas flotaban por la sala, perfectamente diferenciables, en montañas rusas de preciosos momentos intimistas sacados del pop de cámara que desembocaban en clímax de distorsión y potencia, aderezados por baterías que tan pronto bebían del delicado jazz como retumbaban salvajemente.

Repasaron su discografía pasada, abriendo con “Executioner Blues” del You, You’re A History In Rust, aunque hicieron hincapié en su nuevo trabajo Other truths, del que cayeron “Say”, “Do” y “Make” en el bis. Magnífica “Fredericia” y muy aplaudida “Reitschule” en una noche de precisión y controlados crescendos, de dinámicos cambios de ritmo y tempos, y de una preciosa humildad y falta de pretensiones de unos excelentes músicos concentrados totalmente en que cada nota sonara perfecta y se clavara en el tímpano.

En resumen, una de esas noches en que vale la pena despegar el culo del sofá y plantarse en una sala un martes por la noche para que los decibelios te abofeteen en la cara y te acaricien el estómago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.