Dog Day – Night Group (Tomlab/Houston Party)

Si hiciéramos un estudio longitudinal de la música pop tomando como muestra esos discos de debut que, por su urgencia, su sencillez y su entusiasmo, lograron cautivar a toda una generación de oyentes, los resultados serían los siguientes: a finales de los 70 el Three Imaginary Boys de The Cure. A finales de los 80 el Surfer Rosa de Pixies. En los 90 el azul de Weezer. En la segunda mitad de los 00 tenemos varios ejemplos y no estoy pensando en los Artic Monkeys, más bien en The Spinto Band o, el caso que nos ocupa, el debut de Dog Day.

Como si de unos ABBA del indie rock se tratase, Dog Day está compuesto por una doble pareja sentimental, por una parte Seth Smith (guitarra, voz) y Nancy Urich (bajo, voz) y por la otra Casey Spidle (batería) y Crystal Thili (teclado). Bajo un prisma sensiblemente distinto al del eurovisivo cuarteto sueco, estos jóvenes canadienses facturan un pop tan sencillo y honesto como efectivo y mágico. Porque Night Group posee la ilusión del principiante pero también el respaldo de unas composiciones que rozan la perfección.

En este disco no hay lugar para el artificio ni para el onanismo instrumental, aquí lo que funciona son las canciones, una perla tras otra. Y mucho tienen que ver en ello los nombres que citaba al principio; Seth Smith y Nancy Urich se reparten las tareas vocales a la manera de Frank Black y Kim Deal en temas como “Lydia” o “Know Who You Are”, el inicio de “Vow” es puro punk de los primeros The Cure y “Bright Light” tiene esa épica lo-fi de cuando Weezer todavía no anunciaban siniestras compañías de telefonía. Podríamos citar también a The Smiths o Sonic Youth pero canciones tan maravillosas como “Oh Dead Life”, “Career Suicide” y “Sleeping Waiting” se defienden solas, no necesitan padrinos. Dog Day es una joya que ha aparecido como un sabroso champiñón entre la mala hierba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.