Evan Dando – Baby I’m Bored (Setanta-Everlasting)

Siete años sin poder escuchar un nuevo largo compuesto por Evan Dando, son demasiados. Evan Dando fue el líder de The Lemonheads, un fantástico grupo de pop-rock que jugueteó con el country alternativo durante la primera mitad de los noventa, en un difícil camino intermedio entre el underground y la búsqueda del reconocimiento popular. The Lemonheads nunca supieron con qué faceta quedarse; pero el transcurso de los siete años transcurridos desde su última publicación, Car Button Cloth(1996), no ha contribuido mucho para que Dando decida qué es lo que quiere ser en el mundo de la música.

Escuchando Baby I’m Bored se tiene la sensación de que no han pasado los años para el ex líder de Lemonheads . Eso conlleva que el álbum esté repleto de incertidumbre, de conservadurismo (compositivo, no político) y de canciones que podrían estar en cualquiera de los álbumes que Lemonheads grabaron en los noventa. Con estas premisas podría pasar como un disco de relleno, para completistas… Pero nada más lejos de la realidad. En lo esencial, Dando mantiene la fuerza de antaño y nos entrega una colección de singles que curará más de una herida a lo largo del año. Transforma las guitarras robadas del country en hit alternativos del tamaño emocional de “It Looks Like You”; construye piezas de alcance inmediato que se pegarán durante una buena temporada, auténticas canciones pop-rock como “The Same Thing You Thought Hard About It’s The Same Part I Can´t Live Without”; y entrega para la posteridad una canción enorme, “Stop My Head” una de las mejores de lo que va de año. Completan la entrega canciones más reflexivas, que evidencian los coqueteos que el autor ha tenido en los últimos años con la música folk; y que son fruto además de la nómina de colaboradores (miembros de Codeine o Calexico).

Es cierto que el disco tiene pasajes de indefinición, bajones de intensidad que no hacen peligrar el conjunto. Logra el equilibrio gracias a las intenciones líricas que van de lo profundo a lo superficial, siempre con el tono irónico característico de Evan Dando. Este disco no añade nada nuevo al panorama musical. Ni será el disco de referencia del año. Pero la vuelta de Dando no decepciona. Que la próxima ocasión no se haga esperar tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien