Evan Dando – Bikini (Barcelona)

La vuelta de Evan Dando a Barcelona no pudo saldarse con mejor resultado. Muchos años lo separan de la última vez que visitó la ciudad condal al frente de The Lemmonheads. Por aquel entonces, él era uno de los frontmans más admirados del panorama independiente, que contaba con una legión de fans incondicionales, y con una vida llena de excesos que le han pasado factura. No teníamos noticias de él desde hacía prácticamente 7 años, aunque se ha mantenido en activo. “En 1999 entré a grabar, y un año después volví a tocar en directo, por lo que no he estado tanto tiempo alejado de la música, de hecho sólo 2 años, pero han sido proyectos menores, y quizás un poco por diversión”, comentaba en los camerinos de Bikini.

Pero para nosotros, han sido 7 años. Baby I’m Bored supone su vuelta por la puerta grande. Dando se muestra muy ilusionado con este trabajo, que le ha devuelto, también, a los escenarios internacionales. “Hemos estado trabajando mucho para este álbum, y estamos muy satisfechos con el resultado. Yo creo en el disco, es un buen disco”.

Y si el disco es bueno, el directo es mejor. Tras ver a su guitarrista, Chris Brokaw, como telonero en una actuación que quedó deslucida por el poco público, y por la dispersión melódica, al enfrentarse a temas desonocidos con tan sólo una guitarra, Dando salió al escenario, guitarra en mano, para ofrecernos un set acústico, que dio cuenta del gran músico que sigue siendo. Y demostró que no reniega de su pasado, que está orgulloso de su etapa en The Lemmonheads (”la recuerdo como una época muy divertida, no cambiaría nada”) y es, seguramente, consciente de que si actualmente está grabando y tocando en directo, es gracias a la importancia que su nombre adquirió en los 90. Temas como “The outdoor type” o “Hannah & Gabi” en esta primera parte, y otros como “Confetti”, “Big gay heart” o “Rudderless” fueron algunas de los momentazos de la noche, donde los nostálgicos pudimos revivir los grandes momentos de una gran banda.

Y realmente, fue un acierto. No solo porque era una manera cómoda de salir triunfador, si no también porque, como él mismo admite, sus últimas composiciones siguen en la línea de lo que hacía antaño. “Los temas de Baby I’m bored podrían pertenecer perfectamente a la discografía de The Lemmonheads. Piensa que crecimos en esta banda, empezamos a tocar cuando estábamos en el instituto, y estuvimos tocando durante 11 años. La base de ahora es la misma que la de antes.” Esto no quiere decir que sus nuevos temas sonaran peor. Tras el primer acercamiento a su vertiente más intimista y desnuda, empezó la caña y el ruido que le llevaron a lo más alto. “Dos guitarras, una batería y un bajo; es todo lo que se necesita para hacer buena música”, . Y cuanta razón lleva. Al menos, para hacer la música que a él le gusta. Dando dio una vuelta de tuerca a temas como “Waking up”, “All my life” o “Stop my head”, añadiéndoles guitarras más agresivas, y consiguiendo que sonaran más vivas y roqueras que en el álbum.

Evan Dando ha vuelto, y lo ha hecho con ganas. De momento, en directo sigue tan incombustible como siempre. Tiene planes de colaborar con la banda You am I, así que seguiremos oyendo hablar con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.