Nada Surf + Zenttric – Kafe Antzokia (Bilbao)

No esperaba que una propuesta como la de Nada Surf despertara tanto interés en esta época de dance-rock y folk atormentado. La parroquia bilbaína no quiso ser menos que la madrileña y también recibió a los neoyorquinos con un “a reventar” en el Antzokia.

Sorpresas aparte, es de agradecer que haya bandas que se olviden de las modas y tendencias y sean fieles a sus ideas. La trayectoria de Nada Surf tiene una base por encima de todo: buenas canciones. El trío compuesto por Caws, Lorca y Elliot se sigue mostrando sólido y brillante tras la publicación de su nuevo trabajo, Lucky. Por cierto, fue todo un detallazo lo de regalar el disco a quienes acudieron al concierto.

Cinco espejos redondos como los de las carreteras fueron colocados detrás de las posiciones de los músicos. Elementos con fin estético que sirvieron para presentar de manera diferente la escena del antiguo teatro.

“Hi-speed soul” fue la primera, la elegida para romper el hielo y comenzar a desgranar un repertorio sensacional. La voz de Caws por sí misma logra captar la atención, posee un matiz seductor de grandísimo valor. A destacar también la solvencia y maestría con la que los norteamericanos se mostraron en los temas más sosegados. Sabemos, además, que son expertos en los cortes acelerados (aquel ep “Karmic”), así que podemos hablar de una formación con sobradas dotes. No cabe duda de que se conocen a la perfección, hay conexión entre ellos y se aprecia fácilmente. Y al mismo tiempo hay equilibrio, Nada Surf están compensados al máximo.

Daniel Lorca no paró de fumar y de vaciarse al bajo. El repaso por buena parte de su discografía se convirtió en el valor añadido de la noche junto con la ganancia que los nuevos temas adquieren en directo. “See these bones” o “Beautiful beat” sonaron mayúsculas. El público no pudo evitar la excitación, con el transcurso del set todos sonreíamos más. Y coreamos “Always love”, por qué no?

¿He apuntado que “Inside of love” resultó cautivadora? En fin, Nada Surf o el ejemplo de las cosas bien hechas. Pop para no dejar de soñar y terminar gritando “fuckin” a todo lo que nos incordia. Con “Blankest year” una docena de personas locas de emoción subieron al escenario y bailaron sin vergüenza alguna. El resto lo hicimos desde la “arena”.

Abrieron los locales Zenttric con su propuesta de pop-rock moderno en castellano. Nada Surf les eligió a través de myspace.

Por completar esta crónica, sepan ustedes que en abril los neoyorquinos repetirán en Madrid y actuarán en Valencia, Murcia y Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.