Entrevista: Exxasens

“Aquí el papel de la música en la educación es anecdótico”

El grupo de rock instrumental Exxasens publicó, a finales del verano pasado, su quinto álbum: Back to Earth. Siguiendo la evolución de sus últimos discos, ya con una formación parece que bastante consolidada, el proyecto liderado por Jordi Ruiz apuesta por una mayor variedad en su sonido, dando más protagonismo a los sintetizadores y la sección rítmica aunque sin dejar nunca de lado sus prodigiosas guitarras. El concepto tras las canciones vuelve a girar alrededor de su obsesión con el Universo y la carrera espacial. En febrero tendrá lugar la presentación en Madrid, con un enfoque ligeramente diferente al que ya han tenido ocasión de disfrutar previamente en Barcelona (y también en otros lugares de Europa). De todo ello hablamos con su líder y cabeza pensante, Jordi Ruiz.

A finales del verano pasado publicasteis vuestro último álbum, Back To Earth, y ahora en febrero será la presentación en Madrid. Supongo que en estos meses lo habréis estado presentando en otras partes y puliendo el directo.

Así es, el día 20 de febrero lo presentamos en Madrid, en la Sala El Sol. Antes hemos estado haciendo gira de presentación por Europa, estuvimos dando algunos conciertos en octubre. Después fue la presentación en Barcelona, y ahora hemos hecho un descanso para preparar un set nuevo y luego hacer la presentación en Madrid. También tenemos previsto tocar en algunos festivales este verano.

Debéis ser de los pocos grupos nacionales que presentan primero el disco en el extranjero. ¿Crees que estáis más valorados fuera?

No creo que estemos más valorados, pero posiblemente se nos conoce más porque hay una escena más especializada. Aquí no la había. Ahora está creciendo a un ritmo muy alto, pero hace seis o siete años, cuando empecé, había muy pocos grupos de rock instrumental, mientras que ahora hay muchísimos. Empieza a existir esa escena. Toundra por ejemplo está despuntando, y eso nos está ayudando a que la gente descubra y se aficione a este tipo de música.

Existe esa escena en Rusia sobre todo, ¿cierto? Allí parece que sois ídolos.

Sí, fuimos a Rusia hace cinco años y nos conocían todos, nosotros alucinábamos. El segundo concierto que hicimos fue en una sala con 500 personas. Era algo inexplicable. Por lo que hablé con la gente de allí, el motivo parece ser que les gusta mucho la temática espacial. Cuando tocábamos y mostrábamos las imágenes de Yuri Gagarin en nuestra pantalla la gente gritaba, era una cosa que no había vivido en mi vida.

Ya que lo mencionas, vuestros directos tienen un componente visual muy potente.

Sí, las personas que hacen los visuales tienen cierta libertad para montarlos, aunque limitados a la temática: la carrera espacial, el espacio, el cosmos…

Me imagino que para que las disfruten en el extranjero también ayuda el hecho de que las canciones no tengan letras. Digamos que las hace más internacionales.

Sí, eso también ayuda. Además ellos la música instrumental la tienen muy asumida. Cualquier chaval joven tiene una cultura musical envidiable respecto a los clásicos. Todo el mundo toca el violín, el piano… Ese bagaje clásico les ayuda a introducirse en la música instrumental.

Aquí tenemos menos bagaje respecto a la música clásica, en general.

Aquí el papel de la música en la educación es anecdótico. Y si no te han inculcado esa música de pequeño, cuando creces lo tienes más complicado. Allí se nota que no es así.

¿Tú tienes esa cultura, ese bagaje clásico?

No tengo ningún tipo de formación, soy autodidacta, no he tenido nunca interés por aprender o introducirme en esa base teórica de mi música. Di algunas clases pero lo dejé, empecé y aprendí a tocar la guitarra con mis propios métodos.

¿Y cuándo decides que va a hacer rock instrumental, que ese tipo de música es lo tuyo?

Yo en realidad quería hacer un proyecto de rock-metal con cantante, pero no encontré a nadie que se acoplara a lo que yo tocaba. Mis canciones estaban tan llenas, había tantas armonías, que los cantantes me decían que no podían cantarlas porque había tantos elementos sonoros que su voz no cabía ahí, no se sentían cómodos. A la fuerza opté por hacer rock instrumental.

¿Y cuáles fueron tus influencias, en aquellos momentos?

Pues muchas. Desde el rock clásico, la electrónica, el heavy metal… Pero en aquel momento, cuando empecé con Exxasens, estaba muy metido en el nu-metal y el hardcore.

Hablando de etiquetas… ¿Cómo definirías tu música? ¿Rock instrumental simplemente, o algo más específico como cosmic rock, post rock, o incluso post-prog, como he leído en algún sitio?

Me da igual, no me preocupa mucho, es algo que se usa para catalogar la música de alguna forma. Rock instrumental me va bien. Quizás si tuviera que elegir me quedaría con cosmic-rock, aunque seguramente sea más por la temática que por el tipo de música.

 

exxasens01(Foto: Albert Gastó)

¿Exxasens es un grupo, o es tu proyecto individual con músicos acompañantes? ¿Cómo surge el grupo, cómo encuentras al resto de miembros?

Empieza como proyecto en solitario. Mis primeros discos son completamente en solitario con alguna colaboración puntual. A partir del tercer disco, en 2011, me pongo en contacto con algunos amigos para llevar las canciones al directo. Ahora en este último disco la colaboración ha ido algo más allá: hay tres canciones en las que el resto de componentes han colaborado a nivel compositivo. De todos modos yo tomo las últimas decisiones, siempre he querido ser la persona que dirige. He visto que es complicado cuando en un grupo son varias personas las que toman las decisiones.

¿Es cierto que Back to Earth lo habéis grabado en directo en el estudio? ¿Cómo lo habéis conseguido, tratándose de una música tan compleja?

Sí, a ver… La diferencia es que los anteriores discos los hacía yo desde mi casa, y sobre todo que las baterías eran programadas, salían de una librería de sonidos. Luego el proceso de producción era muy casero, lo hacía yo todo. En cambio en este disco cada miembro ha tocado su instrumento en directo, no hay nada programado. Eso no significa que se haya grabado en directo, tocando todos a la vez en el estudio. En algunos momentos hacía falta tocar todos a la vez, pero después hay una producción extra sobre todo a nivel de guitarras y sintetizadores. La idea de grabar en directo significa más bien que todo ha sido grabado tocando en directo, no hay nada programado.

Antes hemos hablado de que hay una escena creciente. Supongo que parte de la culpa la tienen en Aloud Music, que han apostado muy fuerte por el rock instrumental. Estáis con ellos desde el tercer disco. ¿Cómo os ha influido el cambio, cómo es trabajar con la filosofía Aloud?

Aloud a nivel de todo el Estado debe ser el sello más influyente en este tipo de música. Toundra por ejemplo salieron de Aloud, y ahora están en una grande. Luego Joe K-PLan, que rompieron moldes en su época. También estuvieron apoyando a 12Twelve en su momento. Aloud siempre ha apoyado esas propuestas, grupos que a priori no van a ser conocidos pero que si insistes mucho y los promocionas bien al final cuajan, porque la gente no es tonta y le gusta lo bueno.

La forma de trabajar de Sergio es muy curiosa, tiene una filosofía muy particular, ¿cierto?

Cuando Aloud me fichó Sergio me dijo que la compañía funcionaba no por negocio económico sino por negocio artístico. En primer lugar, la banda que ficha le tiene que gustar a él. Además le gusta arriesgar: podría ir a lo fácil, buscar grupos más conocidos, pero tiene su estilo propio, busca cosas que encajen en el estilo del sello. También busca gente que conecte con la filosofía Aloud, que básicamente consiste en que el sello funciona como una gran familia. Yo creo que en la vida hay que tener unos ideales, y es lo que ocurre con Aloud. Si no fuese así, seguramente no estaríamos con ellos.

Esa filosofía se ve reflejada en el festival AMF, ¿no? Esa apuesta no por lo seguro, sino por la calidad y las personas que hay tras los grupos.

AMF trae grupos que a Aloud le gustan. Han hecho lo que han querido sin venderse a nadie, ganen o pierdan dinero. Es importante que a nivel de dirección artística hagan lo que les gusta, lo que les interesa, sin pensar si son grupos que llenarán tal o cual o sala. De hecho han rechazado grupos que llenarían el Apolo porque artísticamente no les convencían.

Antes hemos hablado de la temática de tus discos. Tienes cierta fijación con el Universo, con la ciencia, con toda la parafernalia de los viajes al espacio, ¿verdad?

Soy aficionado a la ciencia-ficción, a los viajes espaciales, me ha apasionado siempre el tema. Al crear el proyecto y enfocarlo al rock instrumental creí necesario asociarlo a una idea visual, temática. La idea era hacerlo todo muy espacial, la guitarra, etc. Creí que el tema encajaba bien con la música.

Tus discos podrían calificarse casi como conceptuales.

Sí, claro, los tres últimos discos son bastante conceptuales. Sobre todo el último, Back to Earth, es como un viaje de vuelta a la Tierra. Satellites tenía el concepto al revés, la salida de la Tierra hacia el exterior. Son los discos conceptuales los que más me gustan. Puedes ir siguiendo una historia. Aunque es más complicado cuando haces rock instrumental porque no hay una narrativa verbal, pero para eso están también las proyecciones. Además cada uno puede imaginarse la historia en su cabeza.

Es curioso que publiques todos tus discos en años impares desde 2007, sin saltarte ninguno. ¿Está planificado, tienes una especie de ritual disco-gira-disco?

Yo soy una persona que a nivel compositivo soy muy obsesivo. Puedo tirarme muchas horas componiendo, revisando los detalles. Me gusta mucho, pero desgasta mucho también. Cuando me pongo a componer me obsesiono y todo el que me rodea me sufre. En los momentos en los que estoy al 100% metido en el proceso de composición me transformo, soy como Dr.Jekyll y Mr.Hyde. Si sacara un disco al año no me soportaría nadie. Mi ritmo de trabajo hace que un disco cueste más o menos un año, luego al año siguiente vamos presentando el disco, trabajamos el directo, etc. y para mí es como un descanso de ese periodo de obsesión compositora.

Si eres tan obsesivo con los detalles de tu música, seguramente tendrás muchos descartes, ¿no?

No creas… Soy más de si empiezo algo lo acabo, aunque me cueste mucho. Tengo algún descarte, pero es raro. Ya te digo, cuando empiezo algo suelo acabarlo. Aunque ahora con la banda es algo diferente. Yo hago mis composiciones y ellos hacen otras cosas, sobre todo la base rítmica, que antes tenía que programar en casa y ahora con un batería real es más fácil. Pero no, no tengo demasiados descartes, casi todo lo que compongo acaba de una forma u otra en un disco.

Exxasens estarán presentando Back To Earth en Zaragoza (19/02, Sala King Kong) y Madrid (20/02, Sala El Sol) el próximo mes de febrero.

(Foto: Marc Durán)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien