Fiesta presentación Qfestival – El Clam (Carcaixent (Valencia))

El Qfestival es un festival que se ha venido celebrando en la ciudad de Alzira (Valencia) en los últimos 2 años. La próxima edición, prevista para el 2 de abril de 2011, será por tanto la tercera. Partiendo desde unos objetivos muy modestos (hay que decir que los organizadores pertenecen a un joven colectivo cultural de la ciudad sin relación directa con el negocio musical) han sabido, en muy poco tiempo, situar el nombre de su ciudad en el exiguo mapa valenciano de festivales. Y lo han hecho a base de trabajar bien y de manera exigente, dentro de su modestia. De esa forma el año pasado pisaron Alzira figuras como Midge Ure o Peter Hook, mientras que para esta próxima edición están ya confirmados The Primitives y Reverend Sound System. La cosa, por tanto, promete. Hay que contar también, justo es decirlo, que el Qfestival colabora con diversas ONGs a las que cede buena parte de la recaudación. Debemos concluir, por tanto, que estamos ante un grupo de gente que se mueve exclusivamente por amor a la música y por las ganas de agitar el maltrecho panorama cultura de su ciudad y comarca. Con ellos no hay crisis que pueda.

El sábado tenía lugar un acto de presentación del festival en la vecina población de Carcaixent, en el pub El Clam. Tras unas palabras por parte de la organización, un poco más tarde de las doce de la noche salieron al improvisado escenario los integrantes del grupo murciano Neon Lights, cuya actuación suponía el plato fuerte de la fiesta. Las dudas que pudieran tener sobre el recibimiento de un público que no estaba allí por ellos, o al menos no exclusivamente, quedaron disipadas en cuanto atacaron las mejores canciones de su EP “Summer sky”. La previsible indiferencia con la que se recibieron sus primeras y nuevas canciones se convirtió rápidamente en revuelo con “Like a munch picture” y “Flowers”, muy atrayente esta última en directo. La gente empezó a darse cuenta de que allí pasaba algo digno de ser atendido, así que las siguientes canciones (destacadísima “Game Over”) ya tuvieron que abrirse paso entre una multitud que llenaba el local hasta llegar prácticamente a los pies de los músicos.

Aunque el sonido no era el perfecto debido a la acústica de la improvisada sala, los hermanos Nieto (Javi al micrófono y Dani al bajo) y sus compinches (Edu a la batería, Javi López y Diego a las guitarras) no aminoraron en ningún momento la marcha ni parecieron decaer en su ilusión. Perfectamente profesionales (doy fe de que estuvieron más rato probando sonido que muchos grupos con dedicación exclusiva) y bastante bien conjuntados, con unos guitarristas 100% actitud rockera y un Javi Nieto que evoluciona como frontman a pasos agigantados, la noche fue definitivamente suya cuando atacaron primero su canción más exitosa, “Fool’s play” y a continuación el “Where is my mind” de los Pixies, tema muy celebrado por algunos a mi alrededor.

A partir de ahí  a tope hasta el tremendo final con “Summer sky”, para mí todavía la mejor canción de su EP y que en directo es todavía más enorme. Bueno, no fue el final definitivo: un público sorprendentemente entregado (el 90% de los asistentes escuchaban por primera vez al grupo) pidió con insistencia un bis que, a falta de más temas, fue de nuevo “Game over”. Ahora sí: fin del concierto, salida por la puerta grande y decenas de copias de su EP vendidas en cuestión de minutos. Todo un triunfo para los tiempos que corren.

Cerraron la noche A2A2 DJs y Bubble & Bobble DJs, con unas sesiones excepcionalmente interesantes para lo que suele escucharse por aquí. Pincharon “Rock’n’roll radio” de los Ramones, con lo que ya de entrada se ganaron mi admiración eterna. Desde The Who a The Spinto Band, décadas de rock’n’roll pasaron por mis oídos a lo largo de lo que quedaba de velada, amenizada convenientemente a partes iguales por la grata compañía, la música y los gintonics. Bueno, debo confesar que los dos últimos sólo tenían tónica. Había que conducir y no era plan.

Fue una noche muy agradable y divertida. Esperemos que, como mínimo, se repita cuando nos veamos en el Qfestival dentro de cuatro meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.