Godspeed You! Black Emperor – Sala Apolo (Barcelona)

Freud hablaba de la pulsión de muerte. Ese impulso que se opone violentamente a seguir continuando con la existencia en un irrefrenable deseo de volver a la calma del no-ser. Algunas personas lo subliman, o directamente caen de lleno a sus brazos, con las drogas, los deportes de riesgo, el sexo o la religión. Hay otras que han descubierto que, sin tampoco excluir a ninguna de las actividades anteriores, necesitan a Godspeed You! Black Emperor como banda sonora en su vida. Les encanta sentir en medio de la cabalgata de “Storm” la inminencia del comienzo del armagedón o han aprendido del delicado crescendo de violín en “Providence” la irreversible fragilidad del cordón de plata que nos ata a este mundo. Se podría decir que su música ahoga fríamente cualquier esperanza en un continuo memento mori que a muchos les resulta paradójicamente revitalizante.

La verdad es que sí. Se podría decir que GY!BE practica música de funeral. Pero no de un triste y aburrido entierro monoteísta sino como uno de esos paganos y espectacularmente crepusculares. Uno en que se arrojaban sacos de oro al hoyo o se construían tumbas con más piedras de las que jamás tuvo una casa o se quema todo un barco vikingo para honrar a Kirk Douglas. Y todo ello mientras los vivos se dan el gran festín alrededor del fiambre. La cuestión es simple: celebrando la muerte, se celebra la vida. O algo así.

El caso es que conociendo como su música afecta a sus seguidores no resulta nada sorprendente la fuerza con que éstos han mantenido el recuerdo y la fe en estos canadienses reaparecidos ahora tras un largo silencio. En su ausencia las comparaciones con ellos han llegado a resultar inevitables para cualquier grupo que se acerque ni siquiera de lejos a esta música que se ha venido a llamar con el muy inapropiado nombre de post-rock. Hasta el punto que cualquier aficionado a este género desarrolla automáticamente un godspeedyoúmetro que decide si tal o cual banda son merecedoras de su tiempo. Una sala Apolo llena hasta los topes y un público rendido antes del primer acorde es el resultado de esta devoción poco común.

Del concierto en sí poco podemos decir sin caer en el exceso o la adulación barata. Que estuvo todo lo bruto que cualquiera esperaría y que tras más de dos horas de actuación dejaron con las patitas temblando a cualquier aficionado sincero. La única incertidumbre era ver si siguen capaces de ofrecer en sus actuaciones todos los recursos, que no son pocos, que sus canciones exigen y en apenas cinco minutos ya nos habíamos quitado esta tontería de la cabeza. Al final de un concierto que para muchos había llegado a ser lo más parecido a una comunión, Efrim apenas hizo un leve gesto con la mano para despedirse del público. Todo lo importante ya se había dicho. De muerte, vamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.