Gruff Rhys – American Interior (Turnstile)

El explorador galés John Evans, que vivió entre 1770 y 1799, recorrió Estados Unidos buscando una mítica tribu de indios y participó en una expedición de reconocimiento del rio Misuri con españoles. El músico y cantante de los míticos Super Furry Animals, Gruff Rhys, ha dedicado su cuarto disco en solitario, American interior, a este personaje. De hecho, él es pariente muy lejano del explorador. Su obsesión llegó hasta tal punto que pidió hacer una gira por Estados Unidos que siguiera sus pasos y lo hizo acompañado por un muñeco que representaba al mismo Evans. Fue a raíz de ese viaje que fue creando los temas que conforman este disco. Una obra en la que Rhys aparca la psicodelia de sus trabajos con Super Furry Animals para ofrecer un trabajo mucho más delicado, muy pop, con momentos para los ritmos más acelerados y otros para los melancólicos. American Interior es una apuesta musical segura.  

El disco es más estadounidense de lo que pensé al principio“, afirmó Rhys en una entrevista para Los Inrocks, “lo grabé en un estudio estadounidense con una batería estadounidense. Pero justamente tenía miedo de que fuera una suerte de pastiche: no me veía cantando con un sombrero de cowboy y acento tejano. Tomé las grabaciones hechas en los Estados Unidos y mi reacción inmediata fue cubrir todo con sintetizadores“. Tras una breve intro, el cantante presenta ya uno de los mayores hits del álbum: “American Interior” con su pegadizo estribillo, su perfecta orquestación, el piano, los instrumentos de cuerda… todo está e su sitio en una pieza que no desentonaría entre los mejores temas del año.

Todo parece sencillo en el mundo y la música de Gruff Rhys que encuentra en los primeros temas del álbum mucha energía con cortes como “100 Unread Messages” o la sorprendente “The Whether (Or Not)” con un antológico y animado estribillo, y un explosivo final con instrumentos de viento. “The Last Conquistador”, “Lost triber” o “The Swamp”, tres temas con una base más electrónica y suave pueden recordar a esos The Flaming Lips más sosegados y espaciales de Yoshimi Battles the Pink Robots. De vuelta hay mucho lugar para el pop con mayúsculas como “Liberty (Is where we´ll be)”, la hipnótica “Iolo” y con loca “Allweddellau Allweddol” y sus muchos cambios de ritmo completamente libres, que te atrapa y difiere del resto del disco. Un estilo para nada convencional. American Interior termina con una sensación melancólica, de final de camino y de viaje con una despedida instrumental centrada en el piano, casi propia de Paul McCartney.  

Además de una aplicación multimedia sobre el explorador y un libro, el cantante también ha realizado un documental que se proyecta en el Festival Beefeater In-Edit de Barcelona de documentales musicales 2014. El largometraje está dirigido por el mismo Rhys y Dylan Goch y relata con humor su recorrido a la búsqueda del camino que hizo el galés John Evans.

American Interior es un viaje muy personal del cantante de los Super Furry Animals que consigue atraparte e incluso interesarte. Un bonito homenaje a un explorador, un soñador, que vivió hace más de 200 años y que hoy vemos reencarnado en Gruff Rhys y en su música.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.