Hero & Leander – Tumble (Green Ufos)

Lo mejor del primer álbum de una banda es que es siempre el más real, el verdadero, el que querían hacer e hicieron, aunque dos años después cambien un poco de aquí y otro poco de allá para vender no sé cuántos millones de copias más. Precisamente por esto Tumble, de Hero & Leander, antes que sonar a pop, a indie o a alternativo, suena a autenticidad.

“Soul to Soul” abre el álbum dejando claro que no vamos a escuchar un pop convencional. Gary Cansell emplea con sorprendente pericia la técnica del falsete, acompañado de un sonido futurista. Su voz está llena de matices; en “Everything Will Be” emplea un color mucho más grave, que le hace parecerse a Damien Rice y, cuando crees que has entendido qué rumbo va a tomar la canción, el ritmo cambia por completo, la melancolía se desvanece y Emily Sills -vocalista y violinista- entra con fuerza en las cuerdas.

Al otro lado del pentagrama está la voz de Sills, soprano ligera, exquisitamente limpia y aniñada. El contraste entre los dos cantantes es enorme a la par que armónico; “Kettle”, un tema más rockero que los anteriores, evidencia esta disparidad. En “Kiss Me by the Water Cooler” o en “One Three Four”, la combinación de Andrew Jones al piano con el timbre finísimo de Sills crean una atmósfera embriagadora. En el caso de “In Any Given Room sucede algo muy similar, solo que con los suaves acordes de guitarra de Marc Sephton.

La lista de motivos, canciones y sonidos por los que Hero & Leander son los nuevos weirdos, en el mejor sentido, del pop británico es infinita. Ellos defienden que la temática de sus letras abarca “desde la filosofía hasta los besos, el acelerador de partículas o las tácticas policiales, la belleza o vivir siendo un grano en el culo”. Sus melodías no se quedan atrás, repletas de mezclas de acordes imposibles que, aunque parecen disonantes, por alguna extraña razón, resultan hipnóticos -“Collider”, “Light of My Night”, “The Infinite”, “Here Comes the Sun”-. Incluso han compuesto uno de esos temas que podrían aparecer en una película de drama romántico hipster, como 500 Days of Summer o en una serie tipo Girls, “Tickle”. En una era en la que todo parece inventado, lo raro atrae y lo nuevo vence a lo viejo, Hero & Leander y su primer trabajo Tumble parecen tener una provechosa vida por delante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.