Javier Krahe – Wah-Wah Club (Valencia)

“No me habéis preguntado si me gustó Grecia”, dijo Krahe después de inaugurar el concierto con “Como Ulises”, “pues en parte sí, en Partenón”. Y así toda la noche. Apuntarse a una velada con el cantautor madrileño como maestro de ceremonias es saber que no vas a sudar con rompepistas, pero sí vas a trabajar la mandíbula. La penúltima cita del primer Festival Urbano Valencia -antes del cierre con Juan Perro- fue la confirmación.

Está claro que esta información es de dominio público, porque muy pocas veces recuerdo haber visto la Wah-Wah tan a rebosar y con tan buen ambiente. Salvo contadas excepciones en las que ciertos grupúsculos se dejaron llevar por la excitación, el público -saludablemente heterogéneo-, respondió con respeto y entrega fanática. Krahe disfruta de una amplia lista de seguidores, conseguida a golpe de verso desde hace más de treinta años. Y se nota: en los que cantan, y en los que mandan callar a los que cantan.

Acompañado por un contrabajo y una guitarra (y esporádicamente por el acordeón de Carlos Sanchis), Krahe desgranó su cancionero entre monólogo y monólogo; se centró, sobre todo, en los últimos quince años. Visiblemente resfriado, el madrileño hizo bueno su último disco, Toser y Cantar, del que además eligió varias canciones -con especial entusiasmo se festejó “El dos de mayo”-. Sin embargo, posiblemente las más celebradas fueron las que rescató de Cábalas y Cicatrices (“Como Ulises”, “Vecindario”, “Piero Della Francesca”), junto con “La Yeti” (Sacrificio de Dama, 1993) y “Eros y la civilización” (Cinturón Negro de Karaoke, 2006). También hubo tiempo para algún tema nuevo.

Aunque a más de uno le hubiera gustado que Krahe echara aún más la vista atrás en su repertorio -La Mandrágora fue el gran olvidado de la noche-, lo cierto es que al final, algo más de una hora después del comienzo, la intuición me decía que eso era lo de menos. Tras marcharse y volver para hacer un breve bis, Krahe se retiró “a hacer vida social”; y nosotros a nuestros quehaceres, pero con la moral un poco más aliviada después de un agradecido buen rato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien