Libro: ‘Reggaetón. Una Revolución Latina’ de Pablito Wilson (Liburuak)

A vueltas con el reguetón. El que esto suscribe lo escribirá así porque me siento más cómodo al igual que Víctor Lenore, que escribe en el prólogo de este notable ensayo de Pablito Wilson que no solo es un género musical que ha revitalizado la industria cultural, sino que, también denominándolo así, es una forma simbólica de luchar en contra del colonialismo anglosajón. Igual pecamos de naïf.

Hablar sobre el reguetón ya es una tarea un tanto complicada, y más en un medio digital como en el que estamos, nuestra querida Muzikalia, cuyo target de personas que visitan la página -imagino: seguramente me equivoco- que se orienta más hacia el indie, el rock, y géneros afines. Pero de la misma forma, la línea editorial siempre nos ha permitido escribir sobre lo que queramos con un mínimo de razonamiento, así que afrontemos el libro de Wilson despojados de prejuicios, y vayamos al grano.

Este género musical nacido entre Puerto Rico y Panamá (disputas existen muchas al respecto) es, es como apunta el autor argentino, un estilo musical que radiografiaba (y sigue haciéndolo aunque ahora con más líneas temáticas) en sus inicios el latir de la calle. Las personas veían en sus ritmos sincopados y en sus letras (el “malienteo” se designa al reguetón primigenio o de calle) un reflejo de una realidad deprimente a causa de la precariedad, violencia, tenencia de armas, drogas, etc. Como bien apunta el apunta el autor, deberíamos observar este fenómeno como una serie de inputs en forma de rabia que los gobiernos no han sido capaces de gestionar correctamente, pero nosotros -la mayoría- saldamos la papeleta recibiendo estos sonidos desde nuestra óptica occidental del buen o mal gusto (de clase). ¿Por qué el gansta rap sí que está asimilado como una música aceptable en nuestros cánones y el reguetón no? Es un ejemplo como otros, de que cuando muchos se acercan a esta música lo hacen desde una posición jerárquica, mirando de soslayo a los barrios pobres y su cultura.

Se nos inoculó bien, por parte de Tony Blair, aquello de la maldita clase media, y eso hace que sigan siendo estos ritmos denostados sin más, y si digo sin má,s es porque mucha de la gente que escucha a J Balvin ya lo tilda de aberrante, y se hace desde nuestro prisma de clase, un medidor del gusto siempre en modo on.

Pablito Wilson traza una historia (y una intrahistoria) del reguetón excelente en Reggaetón. Una Revolución Latina (Liburuak, 2022) que hacía falta, más que nada porque no existían libros al respecto en lengua castellana. Lo hace con rigor y barajando una bibliografía extensa y bien filtrada, además de declaraciones de artistas que cuentan los entresijos del género y sus bambalinas. La mirada de Wilson siempre es crítica, poniendo el acento en los artistas que han sido importante en el devenir de estos sonidos siempre en mutación, y criticando, si hace falta, aquello que parecía que no dejaba evolucionar a la música.

En estas páginas podemos encontrarnos con el pionero Vico C, el panameño El General (se dice que fundador del sonido) y sus querencias cristianas, al gran Don Omar o Daddy Yankee, pasando por las nuevas hornadas que mezclan con total libertad estilos diversos como Becky G, J Balvin, o la estrella planetaria Bad Bunny,

Todo muy completo y sin esquivar polémicas: ¿las letras del reguetón son machistas? Bien, quizás tendríamos que informarnos para darnos cuenta de que ya existe una escena afianzada de reguetorenas que pisan fuerte y proclaman un perreo contestatario; ¿Qué el reguetón es un producto de la industria? Sí ¿no lo fue Elvis Presley, no lo fue The Beatles?; ¿Qué el reguetón es un tostón con sus bases? Pues como estilo musical que se aferra a una idiosincrasia, puede que llegue a cansar: ¿No se repiten Los Planetas hasta la saciedad?

Sería entrar en muchos debates que Pablito Wilson parece dispuesto a discutir, aunque este debate debería hacerse frente desde una postura exenta (o al menos intentarlo) de los máximos prejuicios, porque de otra manera entraríamos en dinámicas absurdas. Observar la realidad no desde nuestro prisma, sino desde la alteridad da pie a entender fenómenos como el reguetón, una música que ya impregna todo el pop mainstream que se hace en la actualidad. Entender estos sonidos a través de su simbología, su cultura, su política nos habilita a entender este fenómeno, y llamar las cosas por su nombre. ¿Un género polémico? Sí, el punk también lo fue, y mira que bien le fue.

Puedes comprar el libro: Reggaetón. Una Revolución Latina de Pablito Wilson (Liburuak) en la web de su editorial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien