Los Pilotos – Sala Galileo Galilei (Madrid)

Los Planetas nunca se han caracterizado por hacer mucho caso a la electrónica. Habían tocado el tema de refilón con alguna textura sacada de los teclados de Banin de vez en cuando, pero hasta las bases de “La veleta” y “Los poetas” en Una Ópera Egipcia (El Volcán Música / Octubre – Sony Music Entertainment 2011), eran todo pinceladas distantes. Sin embargo, por lo menos dos componentes del grupo (Banin y Florent), siempre han reconocido una afición por los sonidos sintetizados (Florent en versión Dj pincha más electro que pop), que han terminado plasmando en un nuevo proyecto titulado Los Pilotos.

Ayer presentaron su primera referencia homónima (El Volcán Música, 2011) en la Sala Galileo Galilei, y lo hicieron con una puesta en escena bastante llamativa. En completa oscuridad, Banin se coloca a un lado del escenario armado de hardware y sintetizadores y se encarga de crear una base electrónica que Florent, desde la esquina contraria, llena de psicodelia con su guitarra. Entre ambos, una plataforma en la que se proyectan imágenes y animaciones que acentúan el carácter hipnotizante de muchas de las canciones. Sobre todo en la primera parte del concierto, que comenzó bastante cerca de algunas de las cosas que Delorean han hecho para Su(I)biza y con el público algo reticente.

Poco a poco el ritmo fue subiendo para dejar atrás el Mediterráneo, y empezar a mover al personal acercándose a Centro Europa (Kraftwerk) o la Inglaterra más industrial, en un magnífico alarde cromático desplegado desde las máquinas de Banin. Pasado el ecuador del concierto fue el turno de la vertiente más áspera de Los Pilotos y de las reminiscencias a asuntos más complicados como Trisomie 21 o Cluster, por lo que parte de la concurrencia decidió que ya había tenido viaje suficiente y fue abandonando la sala en un goteo ligero pero constante.

Sin embargo, la mayoría se quedó para disfrutar hasta el final del festín de growers oscuros que Los Pilotos ofrecieron como cierre. En conjunto, una auténtica demostración de ilustración electrónica que debería tener un sitio asegurado en el próximo Sónar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.