Maika Makovski – MKMK (BMG)

Había cierta expectación por ver si la mediática aparición en televisión de Maika Makovski iba a afectar, de alguna manera, a su nuevo disco: quizás cierta tendencia a los sonidos más comerciales, algún intento de acercarse a la música más de moda entre la gente joven. Nada de eso, para algunos por fortuna y para otros por desgracia, ha sucedido. En realidad lo que encontramos en MKMK (BMG, 2021) es una reivindicación del rock con todos sus pros y contras, una mirada a la música más potente hecha en los 70 y los 80, aunque con una perspectiva actual que emparenta este disco, quizás, con algunos de los álbumes aparecidos a principios de este siglo que venían a salvar el rock. Bien, la buena noticia es que el rock no necesita nadie que lo salve porque, con discos como este, goza de excelente salud.

La única pega que se le puede encontrar a este nuevo disco de Maika Makovski es que las tres mejores canciones ya las conocíamos, además en un formato audiovisual muy potente. Así que las bazas ganadoras ya estaban sobre la mesa, y por si fuera poco también abren el disco, dejando poco margen ya para la mejora o la sorpresa al resto de temas. No cabe duda de que un arranque con “Love you till I die”, “I live in a boat” y “Reaching out to you” pone el listón muy alto, casi insuperable. Son tres canciones que definen esta aproximación al rock desde un punto de vista actual pero sin venderse a modas. Canciones extraordinariamente bien definidas, con estructuras atractivas y poderosas, que por si fuera poco están soportadas por una banda igualmente potente y enfocada en encontrar ese sonido que no es ni pulcro ni sucio, ni descaradamente comercial ni pomposamente desafiante ni burdamente epatante, ni analógico/retro ni sintético/moderno. Este trío es, en realidad, el sueño de cualquiera que se dedique a componer canciones de rock.

Dicho lo cual, hay que defender el resto de canciones. “Purpose” ofrece una deliciosa combinación de rock, new wave tardosetentera y elementos electrónicos. La euforia, la explosión vital de los tres primeros temas, sigue aquí bien presente sin perder gas. El primer momento de descanso llega con la sorprendente aproximación al country – menos sorprendente si tenemos en cuenta que Howe Gelb ha colaborado en el disco, que este se ha grabado en Arizona y que ha contado con ingenieros que han trabajado con Calexico – que tiene lugar en “Places where we used to sit”. Un sonido puramente americano, sureño, envolvente y seductor. Un sonido que volverá a aparecer, algo más depurado, en “Center of the Universe”. El resto de temas, la mayoría, en la línea más directa de los primeros pero con ciertos matices: “Scared of dirt” es juguetona, “The posse” casi coquetea con el cabaret, “Where are you” es puro pop y “Persian eyes” es el momento ensoñador del álbum, con el piano en primer plano mientras el resto de instrumentos parecen desfilar como proyectados al fondo del escenario. “Tonight”, la pista oculta al final del disco, suena a dúo entre el Elton John más festivo y Jimmie Rodgers, el rey del yodel.

MKMK es un disco con varias caras, un arma de doble filo que puede desengañar a quien esperara un álbum repleto de pelotazos como “Reaching out for you” y desenfrenadas embestidas como las de “I live in a boat”, pero que también puede enamorar a quien se deje atrapar por sus ondulantes cambios de estilo sin apriorismos innecesarios e insustanciales.

Escucha Maika Makovski – MKMK (BMG)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien