Micah P. Hinson – Sala Súper 8 (Ferrol (A Coruña))

Micah P Hinson es un viejo conocido del público gallego. La primera vez que aterrizó procedente de su Tennessee natal, venía a presentarnos lo que en sus propias palabras definió como “indie folk experimental” y desde hace diez años, siempre que realiza una gira, nunca nos falla. Una vez más de la mano de SON Estrella Galicia, con tres citas ineludibles nada más y nada menos.
En ésta ocasión, el último concierto se ha celebrado en Ferrol, en la mítica sala Súper 8, y ha sido como un déjà vu: confuso, incierto y desgarrador. Un puñado de sensaciones que crees haber vivido antes, pero que en el fondo sabes que no son exactamente las mismas.
Un misterio que se resolvió cuando pisó el escenario. Ya no era aquel adolescente inseguro y deprimido, que después de pasar un tiempo entre rejas por amor, empezó a escribir como terapia, para evitar la caída al abismo que tanto nombra en sus canciones. Algo en él había cambiado, aunque volviera a verlo con su inseparable guitarra y su viejo sleeper, que pronto cobraría protagonismo seguido de guitarra y bajo.
Empieza a supurar melancolía y resignación en cada uno de los temas, que cada vez canta con más fuerza, implorando gritos de desahogo con su inconfundible barítono. Apostando sobre seguro arranca con “Close your eyes” resolviendo con éxito los típicos contratiempos del inicio, y sigue con “Beneath the Rose” augurando lo que para muchos sería uno de los mejores directos que presenciarían nunca. Cuando llega el turno de “The possibilities” su oscuro optimismo parece inundar la sala, aunque muchos no consiguen entender las contradiciones que este artista intenta transmitir, y se retiran sin saber qué es lo que han venido a disfrutar en realidad.

La mayoría del público derrocha una mezcla de complicidad y adoración que parecen encantarle. Se crece improvisando palabras en español y anunciando que va a ser padre próximamente. Parece cómodo sincerándose en familia.
El gran momento se produjo cuando empieza a sonar “Stand in my way”, no porque sea una de las canciones que más se resiste a tocar en directo, y una de mis favoritas, sino porque el casi imperceptible acompañamiento musical, hizo que fuera la interpretación más sincera de todo su repertorio, anunciando el inevitable final.
Acaba el concierto como no podía ser de otra manera, volviendo a sus orígenes. En solitario, agarrado a su ya mítico micrófono, deja claro que sea de donde sea la banda que lo acompañe, en éste caso los afortunados fueron los británicos The Buriers, él solito se sobra y se basta en el escenario, mientras tenga el apoyo de su vieja e inseparable amiga.
Es difícil valorar si el disco que lo lanzó a la fama Micah P. Hinson And The Gospel Of Progress es mejor ahora remasterizado como regalo de cumpleaños. Sí se vislumbra una melodía más trabajada, con una estructura mucho más intensa que antes, pero con sus letras intactas, conservando toda su esencia.
Micah sigue en lo más alto en lo que a canción de autor se refiere, y nunca abandonará el podium que tanto le ha costado alcanzar.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.