Muse – Black Holes and Revelations (Warner)

Cuarto disco de estudio para Muse, uno de esos grupos que no deja a nadie indiferente. Y es que, ya sea por el barroquismo de su música, la grandilocuencia de sus composiciones o el virtuosismo de Matt Bellamy, el trío de Devon despierta tantos odios como pasiones.

Su última obra Absolution (03) les dio el reconocimiento mundial que se merecían, y fue seguida de una larga gira mundial que tuvo su punto álgido en el festival de Glastonbury ’04. Una fecha histórica en la trayectoria de la banda pero tambien funesta, ya que al terminar el concierto el padre de Dom Howard, asistente al festival, fallecía a causa de un ataque al corazón. El batería meditó abandonar Muse, pero gracias al apoyo de sus compañeros se mantiene en el seno del grupo.

En Black Holes And Revelations siguen presentes las referencias contrarias a la guerra y a la destrucción, de hecho la portada es una alegoría de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis ante un paisaje marciano. Musicalmente hablando, Muse se mantienen en la linea de combinar piezas enravesadas con otras mucho más directas y efectivas, en contraposición a un trabajo tan barroco como fue Origin Of Symmetry (01).

Perfecto inicio con “Take A Bow”, el tipo de arranque cinematográfico al que nos empiezan a acostumbrar. Le sigue “Starlight”, un éxito instantáneo y una canción pegadiza desde el primer acorde. El single “Supermassive Black Hole” al principio sorprende por sus arreglos electónicos y el falsete de Bellamy a lo Prince, pero gana sustancialmente con cada escucha.

“Map Of The Problematique” retoma con buen resultado el toque electrónico e incluso podría recordar a Depeche Mode, mientras la genial “Invincible” y la desgarradora “Assassin” nos devuelven al sonido más complejo marca de la casa. Destacan también el lamento de “Soldier’s Poem” la orquestral “City Of Delusion” y la intro con guitarra flamenca de “Hoodoo”. El cierre va a cuenta de “Knights Of Cydonia”, una composición épica con aires de spaghetti-western y una sección vocal que recuerda a los mejores Queen.

Resumiendo, Muse no defraudan con un trabajo que mantiene el nivel y que sin duda dará más argumentos a favor y en contra a sus seguidores y detractores. Y es que han asentado un sonido muy personal y se han ganado un puesto fijo entre las grandes bandas de la presente década.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien