Najwa – Mayday (Dro East West)

Lo de Najwa Nimri resulta curioso. Esa doble carrera entre el cine y la música parece, a veces, contradictoria entre los papeles duros que interpreta en la gran pantalla (Salto al vacío o Abre los ojos, entre otros) y la sensibilidad con la que su voz acaricia las letras de sus canciones, casi como una niña pequeña. Aunque también es cierto que, en ambos casos, se caracteriza por la sensibilidad con que afronta las dos caras.

En su segundo disco en solitario, tras su periplo con Najwajean, esa belleza de cada composición, a mitad de camino entre la inocencia y la sensualidad, ha dado un giro acercándose a la música clásica, tanto en la instrumentación –utilizó un quinteto de música clásica-, como en la elección de alguna composición –el piano de “Feel the beat” es de Satie– Algo que tampoco es muy extraño teniendo en cuenta que uno de los ídolos de Najwa es la islandesa Bjork.

Ideado en Nueva York y grabado entre El Cortijo de Málaga y Madrid, justo después de la última película que protagoniza –Agentes secretos– junto a Monica Bellucci, Mayday consigue pronto lo que quiere, que es, simplemente, mantenernos en una especie de letargo satisfactorio, donde los sentidos crecen a flor de piel a medida que la aterciopelada voz de la actriz-cantante nos acompaña en un viaje anestesiante para lo que contribuye decisivamente la producción de Raúl Santos. En él, parece haber encontrado Najwa el sustituto ideal de Carlos Jean, compañero en Najwajean junto con quien creó No Blood (98), mientras que Raúl ha hecho lo propio tanto en este como en su anterior disco, Carefully (01).

Con los ojos cerrados es necesario disfrutar de las melodías electrónicas de “All clear”. “Nothing to do”, “Feel the beat” o, sobre todo, “Go Cain”, insuperable. Aunque también hay tiempo para mover los pies, como en “Hey boys, girls” o “Trained”, eso sí, siempre con el cuerpo en posición horizontal.

Si todavía hay gente con sensibilidad interna –externa ya se ve en la televisión a diario que no- es prácticamente imposible que Mayday les sea indiferente. Se le puede acusar de lineal, pero una linealidad de una belleza tentadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.