Odio París

En España no había muchas bandas que se dedicaran a estos menesteres así que de alguna manera cuando empezó este revival (por decirlo de alguna manera) nos cogieron un poco como abanderados de este movimiento

El quinteto catalán Odio París ya levantó pasiones con su primera maqueta. Una nutrida agenda de conciertos por diferentes puntos de la geografía y la posterior grabación de su primer larga duración de nombre homónimo, les está elevando a (permítanme la expresión) a la “Primera división” del panorama indie nacional.

Estuvimos charlando con ellos sobre sus orígenes, gustos, influencias, técnicas en directo, el presente y el futuro de la música y otras cuestiones que se plantearon. Parece que no pueden parar y nos lo cuentan aquí.

¿Cómo os están sentando a nivel de grupo todas las buenas críticas de vuestro primer disco?
Somos conscientes de que el disco ha caído en gracia, cosa que nos hace mucha ilusión, claro está, pero tampoco nos lo tomamos muy en serio. Una buena crítica hace que te escuche gente por primera vez pero, al fin y al cabo, lo importante es que cuando esto pase, a la gente le guste lo que escucha.

Lo digo más que nada, porque deber ser increíble que con tan solo un disco grande estéis recogiendo tantas buenas críticas o que hayáis sido incluidos en carteles tan importantes como el Primavera Sound.
Claro, si te paras un momento, miras hacia atrás y ves todo lo que hemos recorrido en estos 3 años flipas, aunque es algo de lo que no te das cuenta en el día a día. Desde dentro simplemente van pasando las cosas paso a paso, de manera gradual, y a veces no te das cuenta de la suerte que estás teniendo.

Supongo que estaréis un poco hartos de que os lo pregunten y os lo mencionen. Pero las influencias, algunas al menos, son claras. My Bloody Valentine, Jesus & Mary Chain… ¿Qué otros grupos o más cosas os influyen a la hora de hacer las canciones?
Por curioso que parezca cuando montamos el grupo no lo hicimos con la idea de que fuera un grupo revivalista, a pesar de que nuestras influencias principales son de finales de los 80 y principios de los 90. Dentro de todo esto siempre se nos asocian con el shoegaze y con el C86 aunque también escuchamos post punk, los grupos de Manchester, synth pop, electrónica primeriza, garaje y un etcétera infinito.

Bueno, y mucha música actual aunque lo que más nos gusta suele tener un aire revivalista, como nosotros.

Por lo que sé, habíais tenido bastantes ofertas de sellos discográficos para grabar vuestro primer disco. Pero os decantasteis por El Genio Equivocado. ¿Por qué?
Bueno, si no recuerdo mal se interesaron por nosotros 4 sellos. El Genio Equivocado era un sello muy pequeño que estaba empezando. Esto nos hizo pensar que nos permitiría crecer mano a mano sin las presiones de una gran discográfica. Por otro lado estaba la parte personal, cuando nos conocimos nos entendimos desde el minuto cero y tuvimos claro que con ellos íbamos a poder seguir haciendo las cosas a nuestra manera.

Con el tiempo lo único que hemos hecho ha sido convencernos más de que fue la decisión adecuada y, encima, nos hemos hecho grandes amigos. ¿Qué más puede pedir un grupo de un sello?

Personalmente a mí me gusta mucho vuestro primer disco. Pero en el estilo musical por el que os movéis (no sé si estaréis de acuerdo) es complicado no sacar discos sin que parezcan iguales. Seguirá Odio París fiel a su estilo u os veis cómodos con otros tipos de sonidos.
Somos un grupo muy inquieto, así que no le vemos mucho sentido a sacar otro disco exactamente igual al primero. Hay que evolucionar y creemos que es algo que ya ha ido sucediendo de manera natural desde los primeros temas hasta los últimos que hemos compuesto. De todas formas hay cosas del grupo que forman parte de su personalidad y no creo que nunca cambien. Nunca nos hemos planteado hacer algo totalmente distinto, de hecho, nunca nos hemos planteado cambiar. La evolución es algo que sucede solo.

Está claro que gustáis de las guitarras distorsionadas y las utilizáis muy bien para crear atmósferas y ritmos casi hipnóticos. Contad un poco a nuestros lectores que pedales de guitarras lleváis en directo y que guitarras, claro.
Àlex: Con el bajo uso tres distorsiones, una convencional que es el overdrive y dos fuzzs que los voy combinado para sacar sonido distintos en cada canción o dentro de un mismo tema para controlar la intensidad, algo básico en nuestras canciones. También uso algunos efectos extras como el chorus o el echo para darle personalidad a los bajos limpios. Nunca uso el bajo desnudo.

Òscar: Uso una Jazzmaster y una Jaguar con pastillas cambiadas que tienen un sonido surf muy zumbante y afilado. A nivel de pedales es bastante clave el orden de los pedales y el núcleo del sonido noise es un FUZZ UNIVOX encadenado con una DISTORSION, seguido de Tremolo, Sustainer, Octavizador para matizar y un delay y dos pedales de Reverb para conseguir un sonido espacial.
Víctor: Como no, uso una Fender Jaguar, con pedal de distorsión Big Muff combinado con pedales de Reverb. ¡Y un pequeño truco para jugar con los Graves-agudos, un pedal Wah-Wah!

En principio, prácticamente, todo vuestro repertorio es en castellano. Exceptuando alguna versión como la que tocáis en directo de OMD y “When you Sleep” de My Bloody Valentine. ¿Os veis en un futuro editando discos en ingles?
Nunca nos hemos cerrado a cantar en otros idiomas, de hecho hemos hecho algunos experimentos en inglés, francés o hasta catalán. No descartamos acabar grabando algún tema en otro idioma aunque, por el tipo de música que hacemos, cantar en castellano es un hecho diferencial y nos sentimos cómodos con ello.

Por otro lado está el tema de las versiones, que si grabamos alguna siempre será respetando el idioma original.

Fuisteis teloneros de The Pains of Being Pure at Heart el pasado año en Barcelona. ¿Os eligieron ellos como teloneros? ¿Habían escuchado vuestra música?
Creo que la idea vino por parte de la promotora y de nuestro sello. Ellos nos descubrieron en directo e hicimos buenas migas, al fin y al cabo, compartimos la pasión por grupos como MBV o Field Mice, por poner un par de ejemplos. Luego nos han recomendado en un par de entrevistas así que imagino que disfrutaron nuestro concierto como nosotros del de ellos.

Sois un claro ejemplo de lo que podríamos llamar el presente de la música independiente. Os disteis a conocer gracias a redes sociales y de otras plataformas como myspace, sin haber grabado ni siquiera un disco. Solo con vuestra primera grabación maquetera, ya despertasteis bastante interés en cierto sector de la prensa y publico.
¿A qué creéis que fue debido esto? ¿Quizás un poco de nostalgia de algunos grupos “noventeros” por parte del público?

En España no había muchas bandas que se dedicaran a estos menesteres así que de alguna manera cuando empezó este revival (por decirlo de alguna manera) nos cogieron un poco como abanderados de este movimiento. Aunque hay que subrayar que lo vemos más como una cuestión circunstancial que por méritos propios. Seguramente, el mismo disco sacado hace 5 años habría pasado desapercibido.

¿Cómo veis el futuro de la música independiente (o no) y la industria discográfica en España?
A nivel creativo creo que estamos en un momento muy bueno y que hay cosas muy interesantes por venir que aún se encuentran en un circuito muy underground. A nivel de industria y negocio es bastante más complicado. Hay crisis y esto afecta a la música, evidentemente. También estamos viviendo una revolución respeto a los formatos; el CD está desapareciendo, el formato digital se extiende y el vinilo vuelve. Todo está cambiando tanto que es mejor preguntarle a Nostradamus dónde vamos.

¿Coleccionáis discos? ¿Qué ha sido lo último que os habéis agenciado? ¿Digital o vinilo?
Si, compramos bastantes discos y prácticamente todo lo que compramos es en vinilo. Lo último ha sido el último disco de Las Runias y el On Fire de Galaxie 500.

Todos venís de otras bandas, pero me hizo especial ilusión ver que algunos de vosotros veníais de Los Chicos del Sábado, banda Mod donde las hubiera. ¿Qué queda de ellos ahora y como fue la evolución para un cambio de sonido así?
Todos llevamos tocando, como mínimo, 14 o 15 años así que la lista de ex-novias es infinita, imagínate. Algunos miembros del grupo militaron en Chicos de Sábado que era un grupo, aparte de mod (un movimiento que va ligado a la juventud de la mayoría de miembros de Odio París) de claras referencias al pop 80s. Ahí podemos ver algunas influencias que siempre han estado ahí aunque es un grupo que se fundó hace 8 o 9 años y las inquietudes de Odio París van en otra dirección, mucho más basada en la experimentación con el sonido. Creo que casi 10 años después tenemos una visión mucho más madura y profunda de la música en general y del pop en concreto. Ya no tenemos 20 años.

Odio París. ¿Os habéis llegado a plantear que con ese nombre es muy probable que vuestros vecinos franceses no os quieran ni ver? Os lo han preguntado mil veces, pero contad a nuestros lectores de donde viene el nombre.
Curiosamente pasa todo lo contrario. A los franceses les suele hacer mucha gracia el nombre. Los parisinos suelen tener una relación de amor odio con su ciudad, por lo que hemos ido descubriendo con el tiempo, así que muchos le tienen bastante odio. De hecho, como anécdota, la única persona que le ha molestado el nombre fue Jarvis Cocker. Coincidimos con él en una ocasión y estuvimos hablando, cuando le dijimos nuestro nombre nos contestó, medio ofendido, que él vivía ahí y le encantaba.

El nombre viene de una de nuestras primeras canciones que se quedó en el tintero pero de la que nos encantaba el título y nos parecía una buena metáfora de nuestra música.

El videoclip realizado para el tema “Uno de Noviembre” lo ha dirigido Alberto Saguar, un fotógrafo reconocido en el mundo de la moda y excelente video artista. ¿Por qué lo elegisteis? ¿Cómo fue trabajar junto a él?
Le conocimos a través de Alex, una amiga del grupo, y nos encantó su trabajo. Tenía un lenguaje con el que nos sentíamos muy próximos y que se acercaba a lo que intentamos transmitir con la música. Así que se lo propusimos, así de fácil. Trabajar con él fue aún más fácil. Le dimos el tema y total libertad creativa. Confiábamos tanto en él que ni siquiera quisimos ver nada hasta que lo tuvo acabado. El resultado nos pareció espectacular. ¡Le adoramos!

Mucha suerte y gracias por vuestro tiempo. ¿Tenéis algo más que añadir?
No, solo gracias por esta entrevista y por no limitarte a las preguntas de siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.