Oviformia Sci + Vadim Tudor – El Intruso (Madrid)

La noche prometía con el tremendo doble cartel que nos ofrecían El Intruso y Autoreverse: Vadim Tudor y los mismísimos Oviformia SCI, mito de los tiempos de la movida madrileña y uno de los grupos que más y mejor luchó contra el paletismo imperante con su visión sintética de la música pop. Avanzados para su época, ahora regresan por todo lo alto tras la edición (atención, más de treinta años tarde) de sus temas en vinilo por parte de Elephant, un recopilatorio titulado Hablamos de Nosotros, una de las más notables canciones del grupo. Cuesta creer que en los locos 80, cuando cualquiera sacaba discos, Oviformia no llegaran a hacerlo, estando muy por encima de cantidad de medianías. Llevábamos lustros esperando, pero todo llega. Aleluya.
De telonero de excepción, Vadim Tudor, artista muy querido en esta casa, se hizo acompañar, como es habitual, por Aldo Linares, que de vez en cuando deja aparcada su faceta de chanteur para acompañar a proyectos interesantes en directo. Su actuación estuvo muy bien, con la inclusión en su repertorio de canciones no incluidas en su radiante Vadim Tudor (Autoreverse, 2014), como “Aquí mando yo”, las tremendas “Sucesos” y “Misterios”, que se quedaron fuera del mini LP pero seguro aparecerán en futuras ediciones, y “Mecánico”, rescatada del recopilatorio Canciones como Dios manda. Se ganó al respetable con su peculiar sentido del humor, a pesar del insufrible volumen de la gente hablando en la sala. Se habla antes y después de los conciertos, leche. Sonó su hímnica “Nos estamos muriendo”, y acabó con una versión de CCCP, “Made in Russia”. Todo muy correcto.
Lo de Oviformia fue memorable para bien y para mal. Mal, porque fue el concierto más accidentado que haya visto nunca. Todo lo que podía salir mal, salió mal. Si bien con la primera canción, “Teletipo”, ya hubo ciertos problemas, con “Hablamos de nosotros” directamente dejó de sonar la voz por un fallo de micrófono, para desesperación de Germán. La gente cantaba entusiasmada y pudo quedar en anécdota, de no ser porque los problemas técnicos se erigieron en protagonistas de la noche y casi acaban con la velada. Solo la actitud del público (entregadísimo) y el pundonor de Luis Prosper y Germán Espada sacaron eso adelante. Big Toxic (no, no fue Clara Morán) se peleaba con la maquinaria sin entender qué ocurría, y el técnico de sala intentaba salvar como fuera la situación. Llegué a pensar que se cancelaría el concierto, lo pasé mal por el papelón que tenían, los pobres.
Pero había tantas ganas de verlos en directo que todo pasó, y quedaban las magníficas composiciones que nos dejaron, bien como Oviformia SCI, bien como Heroica (segunda encarnación del grupo). Sonaron las citadas “Teletipo”, “Hablamos de nosotros”, “Fashion Magazines” y “Una nota de bianco”, esta última un tremendo pelotazo a la altura de otro grande de España, Carlos Berlanga. Muy bien la inclusión de temas de Heroica, grupo que habría merecido mejor suerte y que facturó maravillas como “Plantas de Interior”, (una de las mejores canciones escritas en español, a mi juicio) “Esto no es broma”, “Vivir por vivir”, o las popularizadas por Fangoria “Hombres”, “Me odio cuando miento” y “Electricistas” (las mejores de Fangoria, vaya). Letras que te ponen los pelos de punta, si bien el tratamiento de estas últimas fue un poco discotequero para mi gusto.
Retorno, pese a todo, por la puerta grande de un grupazo al que ya nos habíamos resignado a no ver jamás. Qué bien cuando nos equivocamos.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien