Especial Sónar 2015: ¿Pero quién demonios es Arca?

Poco se imaginaba ese adolescente andrógino y misterioso, nacido en Caracas y reubicado de niño en un suburbio de Nueva York, que antes de los treinta iba a causar una pequeña revolución en la música electrónica. Y es que, hasta hace un par de años, Alejandro Ghersi era un chaval anónimo. Hoy es un productor con lista de espera y uno de los personajes más intrincados e interesantes del mundo de la música.

En 2012, Alejandro Ghersi publicaba tres EPs, Barón Libre, Stretch 1 y Stretch 2, firmados con el nombre de Arca, en los que el venezolano hacía una deconstrucción del trip hop para volver a reconstruirlo dejándolo apenas reconocible entre beats pesados y oscuros, sonidos industriales y marcianos y un original acercamiento al hip hop.

La originalidad del sonido de aquel desconocido Arca llegó a oídos del todopoderoso Kanye West, que lo reclutó para su Yeezus. En esa pléyade de productores con los que contó West para su disco, Arca pasó bastante desapercibido, pero su huella es bien visible en los cuatro temas que firma: “Hold My Liquor”, “I’m in It”, “Blood on the Leaves” y “Send It Up”. Los más oscuros del disco.

En 2013, tras haber colaborado en la producción del tema Join My Militia (Nas Gave Me A Perm)” de Mykki Blanco y siendo aún prácticamente desconocido, Arca lanza &&&&&, una mixtape con 25 minutos de manifiesto sonoro en trece temas que se reproducen en una única pista, y en los que sigue puliendo su estilo gótico, desestructurado y vanguardista. A partir de este lanzamiento, empieza la locura.

Durante 2013, colabora con FKA Twigs en el single “Water Me”, tema que impregna de oscuridad, desasosiego y ritmos fatigados, que encajan a la perfección con la voz sensual de la británica. Contentos con el resultado de esta colaboración, Arca acaba involucrado en el disco de debut de la británica, LP1. Y el éxito de este trabajo, hace que su nombre empiece a aparecer en medios especializados.

Por supuesto, como cualquier artista que despunta en la vanguardia musical y la experimentación, Arca entra en el radar de Björk, y en 2014 acaba co-produciendo siete y co-escribiendo dos de los temas de su último trabajo Vulnicura, además de acompañarla en algunas citas de su gira posterior.

Paralelamente a su colaboración con Björk, Arca publica a finales de 2014 su disco de debut: Xen. Perturbador y a la vez armonioso, Xen es un trabajo ambiguo e impredecible, que bien podría ser la banda sonora del ritmo industrial y frenético de la sociedad actual. Una banda sonora sucia, incómoda, fascinante y que es imposible de etiquetar más allá de las sensaciones que evoca: tristeza, agresividad, caos, conmoción, belleza y adicción.

El 2015 no se presenta más tranquilo para Ghersi. Su colaboración con Kelela, uno de los nombres más innovadores del soul”n”b, se publicó el pasado 5 de mayo. Además de poner la banda sonora en el desfile de una marca de ropa y lanzar una edición expandida de Xen con los nuevos temas “????? A” y “????? B, Arca acaba de estrenar “Vanity”, un nuevo tema inspirador y críptico, adelanto de lo que será un nuevo 7” (aun sin fecha).

Xen, como cualquier proyecto de Arca, no puede entenderse fuera de su simbiosis con Jesse Kanda. Creador visual, su trabajo de grotesca belleza y su personaje ambiguo, de nombre Xen, está ligado a la obra musical de Arca (¿o es al revés?) como una auténtica aleación. Comparados con Cunningham y Aphex Twin, se puede decir que la relación de retroalimentación de la pareja artística Arca-Kanda va más allá: se inspiran mutuamente y salta del encorsetamiento del estudio a la espontaneidad del directo.

Arca y Jesse Kanda estarán actuando en el Sonar De Día el próximo Jueves 18 a las 18:30h en el SonarHall.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.