Stephen Malkmus and the Jicks – Mirror Traffic (Matador)

Tras la exitosa resurrección de Pavement en 2010, el líder de una de las mejores bandas de los 90 retoma su carrera fuera del grupo que le dio fama, y lo hace a un altísimo nivel.

Mirror Traffic suena a puros 90s, a las guitarras que hacen que amemos la música de Pavement y a ese tremendo buen rollo que siempre ha desprendido la banda estadounidense. Y aunque precisamente el hecho de parecerse demasiado al sonido de su antigua banda sea el gran pero que puede arrastrar la carrera en solitario de Malkmus, es algo que olvidamos pronto al enamorarnos de nuevos riffs de guitarra y de las nuevas extrañas aventuras que va narrando el bueno de Stephen en esta entrega, al igual que en su día nos enamoramos de la magia que contenían Slanted & Enchanted, Cooked Rain, Cooked Rain o Brighten the Corners.

Con respecto a anteriores entregas en solitario, Mirror Traffic suena más suelto que por ejemplo Real Emocional Trash (2008). En este sentido Malkmus parece ahora preferir desenvolverse en composiciones más cortas y directas y combinar su peculiar voz con guitarreos de esos que terminas tarareando un día entero. A este grupo pertenecen “Tigers”, el single “Senator” o “Asking Price”, las tres entre lo mejorcito de rock alternativo americano que yo he escuchado últimamente. La justa dosis de caos y locura que hacía especiales a Pavement aparece en “Spazz” y “Tune Grief”, mientras que “Long Hard Book” y “No One” Is ponen el contrapunto más maduro. Para el final, Malkmus deja la sugerente (tanto en título como en contenido) “Forever 28” y “Gorgeous Georgie”, que pueden servir como resumen de todo lo bueno que encierra el álbum.

Mirror Traffic supone, sin duda, un regreso en muy buena forma para nuestro querido Stephen Malkmus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.