Alondra Bentley – The Garden Room (Gran Derby Records)

The Garden Room (12), tras el sorprendente debut Ashfield Avenue (09), una maravilla rica y magnética, cumple las constantes del manido momento delicado del “segundo disco” si obviamos el reciente álbum dirigido al público infantil que es Alondra Bentley sings for children, it´s holidays! (12).

Y desde luego no lo es por la falta de virtudes, sino porque valientemente Alondra no ha optado por la obviedad o por una continuación al uso con pocos cambios en su libro de estilo. Por el contrario, ha recurrido a la sutilidad, a los arreglos elegantes no invasivos, al sosiego y a la reflexión para trazar un recorrido sin buscar la eclosión del aplauso fácil.

La producción de Josh Rouse apuesta por la homogeneidad del conjunto, con pocos sobresaltos -la verdad que se echan de menos más temas como “My sister and me” que saquen al disco de cierta tendencia lineal-.

Y es que el mayor handicap, si es que hay alguno en un disco honesto e inteligente, es el riesgo de pasar desapercibido a oídos no acostumbrados al folk, digamos, campestre o a los consumidores compulsivos del aquí y ahora tan en boga por la sobresaturación de información.

Pertrechada por sus músicos habituales de directo, la capacidad hipnótica de su voz -sobresaliente en “The Gardem room”- y canciones tan irrebatibles como “Don´t worry daddy” con esos ecos al “Everybody´s talkin” de Harry Nilsson, Alondra Bentley construye su obra más personal a través de postales en sepia homenaje a recuerdos y vivencias intransferibles de cualquier otra forma más pura que la música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.