The Futureheads – Sala Apolo (Barcelona)

Los británicos The Futureheads visitaban la ciudad condal este pasado martes con más energía que nunca. La excusa, presentar su nuevo trabajo This is not the World (2008), disco que recupera el sonido de su debut homónimo The Futureheads (2004), olvidando así el casi bajón que supuso News and Tributes (2006).
Energía  es el adjetivo que mejor define a esta banda formada por Barry Hide, David “Jaff” Craig, Peter Brewis y Ross Millard. Desplegaron las alas y en poco más de una hora nos enseñaron aquello que mejor saben hacer, pop-punk. El directo que ofrecen en esta nueva gira es más agresivo, rápido y hasta denota cierto gamberrismo entre sus componentes, ejemplificado con ciertos comentarios jocosos entre canciones, olvidándose así de esos días en los que trabajaban en proyectos sociales en su ciudad natal, Sunderland. Bravo por ello.
Con unas primeras filas más que entregadas y en una sala medio llena, se pudo disfrutar de un repertorio que se apoya claramente en su primer trabajo, donde temas como “Robot” hacen despegar del suelo a más de uno y volver locos a los jovencitos que se congregaban en esas primeras filas. El relevo generacional viene pisando fuerte, o no. Con una banda orgullosa de lo que hacen todo parece más fácil, así que la versión del “Hounds of Love” de Kate Bush no fue una excepción y sonó más creíble que nunca. La comunión entre voces estuvo más que acertada todo y que en algún momento, de comunión tuviese muy poco. No podré dormir si no menciono la todopoderosa “The Beginning of the twist”,  primer single de su último trabajo, tema con mucho cuerpo, donde nos hablan de cambios y de volver a empezar, muy adecuada en los tiempos que corren y que la gente allí presente supo corresponder con mucha excitación.
Todo esto y poco más en un concierto de 65 minutos, parece corto, pero os puedo asegurar que es más que suficiente. La sensación que tenía al salir de la sala fue la misma que cuando escuché por primera vez a The Futureheads, pensaba que su primer disco era una sola canción. Una vez llegué a casa y me relajé, empecé a verlo todo más claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.