VVAA – Festival Altaveu 2010 (Festival Altaveu)

L´équilibriste, Edith Crash, Raúl Pulido y Valero son los ganadores del espacio del Festival Altaveu 2010, que se celebró en septiembre en Sant Boi de Llobregat, dedicado a grupos nuevos y emergentes, incluidos en el cd promocional del festival. Cuatro nuevas bandas con estilos completamente distintos desde del pop (Valero y L´équilibriste), a la música francesa (Edith Crash) y al flamenco (Raúl Pulido). Estas bandas fueron seleccionadas por un jurado de críticos, músicos y expertos, que junto al Ayuntamiento de Sant Boi de Llobregat dan su apoyo y difusión a nuevas bandas, como las que se pueden escuchar en este álbum.

El cd promocional comienza con L´équilibriste con su pop guitarrero y con muchas distorsiones y punteos. “No és un adéu” tiene un ritmo marcado y muy melodioso con coros incluidos. La canción arranca bien y recuerda aquellos temas que a uno le trasladan a cuando era joven. El segundo tema del grupo “Si me vens així” es más ruidoso y más flojo que el anterior. Sobran totalmente los últimos seis minutos, en los que sólo se escucha el amplificador con la distorsión de guitarra. Un ruido que en un concierto de Los Planetas puede tener su gracia, pero no en una grabación.

Edith Crash me recordó en un primer momento a la cantante francesa Carla Bruni, pero con más instrumentos que acompañan a una tierna voz femenina y que consigue transmitir una sensación de bienestar. “Casser” es probablemente lo mejor de este cd y cómo mínimo lo más original. Lo peor del disco llega con el joven Raúl Pulido y su estilo flamenco de ole ole, de bar de sábado noche y con una letra más que hortera: “Sólo quiero que alumbres la oscuridad de mi ser”. Por suerte, estas canciones no son muy largas.

El cd termina con los dos temas poperos de Valero, que se convierten en las canciones más frescas y que ´entran´ mejor en su primera escucha. Con un estilo similar al que se adhirieron, por ejemplo, los Go-Betweens, las canciones “Happy song” y “Final flight” transmiten belleza y energía positiva.

Sin menospreciar el esfuerzo, las canciones no consiguen aportar mucho y en cada una de ellas, en distinto grado, les falta aquello necesario para convertirse en buenos temas. Melodías, en su mayoría, que se olvidan fácilmente y que no consiguen enganchar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.