1998: Kruder & Dorfmeister – The K&D sessions (Studio !K7)

Los discos que cambiaron nuestra vida

No es de mis discos favoritos. Pero me cambió la vida. Y creo que ahí está la clave: hay quienes, sintiéndolo mucho, no somos de discos, sino de canciones, “recopilatas” y momentos específicos. Con este disco descubrí una nueva forma de apreciar la música grabada como experiencia colectiva y no tu sólo en tu habitación. The K & D sessions, publicado por Studio !K7 en 1998 llegó a nuestras jóvenes manos, las de mis amigos y las mías, sorprendentemente pronto, y cambio para siempre nuestro concepto de música downtempo y “fumeta”. Un disco doble y dorado, compuesto de remezclas hilvanadas con secciones comunes que me descubrió que el drum’n bass (el “Heroes” de Roni Size), el techno-pop (“Useless”, de Depeche Mode), el jazz moderno (Rainer Trüby Trio y su “Donaueschingen”) o el trip-hop (“Trans-fatty acid”, de Lamb) podían sonar perezosos y calientes a la vez. También, que la electrónica tenía habitaciones que hasta entonces no había explorado, como las de Bomb the bass, David Holmes y Sofa Surfers.

Escuchado ahora, con el paso del tiempo, es una “noventada” de grueso calibre, con abundancia de grupos y sonidos que se quedaron en ese momento concreto (como es el caso de Alex Reece y Rockers Hi-Fi), pero también ahí esta su magia: que me llegó en un momento específico, justo antes de la explosión del mp3, cuando tus colegas te ponían discos “que te van a gustar”, cuando hablaba de música escuchándola… cuando no era tan abuelo cebolleta.

Recuerdo, especialmente, estar escuchando el “Jazz master” de Alex Reece, con amigos que ya no lo son y otros que siguen ahí, con todos esos sonidos flotando por la habitación, con ese “loop” yendo y viniendo a lo largo de esos 8’20” que me siguen quedando cortos. Con la sensación de que la música estaba realmente bien y había mucho terreno por explorar.

Si estás ahí, Señor, gracias por la música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.