Absynthe Minded – As it ever was (Universal)

No son muchos los grupos que triunfan desde Bélgica, así que cuando alguno lo hace todo el mundo lo recibe con curiosidad y expectación. Absynthe Minded llevan años en esto, ya han publicado cuatro discos de estudio, y en Bélgica hace tiempo que acaparan premios y alabanzas. Sin embargo en España (como en casi toda Europa) empezaron a ser más conocidos a raíz del éxito de su single “Envoi”, perteneciente a su último álbum homónimo, publicado en 2009.

Ahora llegan con este As It Ever Was (Universal, 2012) que, según cuentan, es el disco que les puede abrir definitivamente las puertas del mainstream a nivel internacional: ya hay incluso quien habla de ellos como los sucesores de Coldplay. Con la información que encontré por la red, y una lectura a la hoja de promoción, me dispuse a enfrentarme al disco con una mezcla de suspicacia y curiosidad. 

¿El resultado? Pues que estamos ante un hype que, esta vez, llega desde este lado del Canal de La Mancha. ¿Un hype justificado? Bueno, el disco tiene melodías resultonas, elegantes arreglos, canciones tarareables y una producción limpia y cuidada. Incluso hay una canción, “24/7”, que reúne suficientes virtudes para ser reclamada por las radios comerciales y, al mismo tiempo, respetada por los aficionados más exigentes y escépticos. El resto, por mucho que se empeñen en nombrar a Kusturica, la música balcánica, el jazz de los años 30 y Jim Jarmusch, es un perfecto (y aséptico) pop rock salpicado de algunas influencias exóticas para darle algo de pedigrí. Un puchero cocinado con ingredientes tomados de aquí y de allá: un poco de The Shins, algo de Lemonheads, de Spoon…ahora suenan británicos, ahora norteamericanos, ahora más continentales (“Picture in a frame”)…ahora meto unas baterías sintéticas (“Little Rascal”), ahora guitarras acústicas, ahora unos violines a lo “Eleanor Rigby” (“Crosses”), ahora un pellizquito de synthpop (“You will be mine”)… No se puede negar que tienen calidad, y lo cierto es que se salen un poco del manual y desprenden cierta frescura, pero uno esperaría una identidad algo más definida en un grupo con cuatro discos a sus espaldas, y algo más de riesgo en alguien que intenta darse a conocer fuera de su país en un mundo muy competitivo y donde la oferta empieza a superar a la demanda. Uno esperaría un disco al que le sigas descubriendo cosas tras varias escuchas, y que no lo muestre todo a la primera. Que no lo ponga tan fácil.

En resumen, el típico grupo formado por gente con amplios conocimientos musicales, extensas influencias, talento para plasmarlas en canciones, y sobre todo recursos detrás para apoyarles y promocionarles. Sí, puede que triunfen. Y no sería del todo inmerecido, aunque a mí se me queden cortos y me parezcan inofensivos como unos Matchbox Twenty, o unos Hootie & The Blowfish, por poner un par de ejemplos. Aunque, pensándolo bien, ser inofensivo es casi un requisito para triunfar hoy en día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.