Ainara Legardon – Forgive me if i don’t come home to sleep tonight (Winslow lab)

Han pasado cuatro años desde Each day a lie (05). Y el regreso de Ainara Legardon es un disco espartano, alejado de todo artificio innecesario, cargado sólo de verdad y experiencia.

Forgive if i don’t…(09) reduce el lastre al máximo y nos la presenta cruda y desnuda, especialmente interesada en su guitarra, a la que doma para sacar acordes y afinaciones poco comunes, un ejercicio de inquietud sutil, alejado de parafernalias aparentes y efectistas tan sobadas habitualmente. El objetivo es dejar aire a la improvisación pautada y recrear la tensión y atmósfera íntima de su gran directo, donde su carácter brilla especialmente.

Los arreglos y colaboraciones también asoman reducidos, pero eficaces y sin ninguna otra intromisión que la de estar pertrechando la canción, nunca para sobresalir o despistar; sirva como ejemplo la sierra ululante de “Sickness” o los mil ruidos que explotan a mitad de la minimalista “The third” retorciéndola. Es por tanto este un disco conciso, despierto, lúcido y con unas intenciones muy claras. No busca expandir su universo, busca a los fieles de antaño y a los noveles con el suficiente arrojo para dejarse seducir por una voz más cálida que de costumbre. Líricamente es un trabajo que arropa frente al frío glaciar de las relaciones vacías que nos sobrepasan y sumen en el absurdo. Ahí está la bella “I won’t forget” para demostrarlo.

En el año que las chicas monas con flequillo y las faldas de colores coparon las listas, a última hora llegó el oficio instintivo y la sinceridad animal de Ainara Legardon y Anari para constatar la diferencia entre lo aparente y lo fundamental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.