Al Berkowitz – A long hereafter / Nothing beyond (Temple Records / Taliban Music)

Al Berkowitz se formó en Madrid en el año 2006 cuando tres músicos, miembros de The Inhabitants, conocieron en Madrid al bluesman ya retirado Aldous B. Berkowitz; alguien que tendría que convertirse en su “consejero espiritual y musical”. Tres años después de ese encuentro publicaron su álbum de debut Barely nice. Los madrileños Al Berkowitz regresan este año con un nuevo disco A long hereafter / Nothing beyond, dividido en dos partes. Tan complejo es definirlo como complejo y completo es el disco que presentan; una complejidad que es síntoma de madurez y libertad musical. Ellos mismos se definen como una banda de art rock psicodélico y experimental, pero a lo largo del álbum uno se encuentra con un sonido muy propio en el que no sabe si estamos de vuelta a los 60 o 70 o en un tiempo futuro.  

Al Berkowitz arranca el disco con una muestra de su versión más dulce con la preciosa “You and I” con muchas acústicas, pero con una atmósfera recogida y un acompañamiento muy melancólico. Pero ya en la segunda canción la banda madrileña da rienda suelta a su vertiente más guitarrera y alocada con “The Frenchman and The Rabbitman”. Más de ocho minutos de una pieza de una gran intensidad y que atrapa en cada uno de los acordes de guitarra y los “gritos” heridos del cantante Ignacio Simón al paso de los compases, en los que Al Berkowitz acrecientan el ritmo para luego detenerse y así volver a la carga. Experimentación, sí; pero una experimentación melódica y atractiva. Sin frenos. Libre con multitud de sonidos acompañando la canción.

 Esas dos primeras canciones definen lo que se encontrará cualquiera que se adentre en este intenso viaje de A long hereafter / Nothing beyond. Sin embargo, ello no significa que no haya lugar para más sorpresas sobre todo en la primera parte del trabajo. El disco es una sorpresa continua. Las eternas y cálidas “How Could we get ourselves lost?” y “Magical Cynical” (en mi opinión las dos mejores del álbum) o la potente y experimental “Farewell, my lady!”.

Como el grupo contó en una entrevista para Mone Monkey, la segunda parte del disco es “más rítmica, más abiertamente electrónica y psicodélica”, una parte en la que destacan los arreglos de guitarra y los coros. Canciones en las que resurgen con una gran energía “Father, I think was wrong” con un ritmo de batería insistente y muy marcado seguido por unos coros increíbles, la cañera “Apprenticeship and attitude” o “Sensitive, not dramatic”, tema encargado de poner punto y final a este viaje. Una parte que puede llegar a recordar a los Pink Floyd de la primera etapa, más psicodélicos y en los que uno se sorprende de cada uno de los sonidos que aparecen y desaparecen.

Ignacio Simón, Santiago Estrada y Lorenzo Palomares se han arriscado en este fantástico viaje y han salido vencedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien