Amaral – Hacia Lo Salvaje (Antártida)

Resulta evidente el giro perceptivo pretendido por Amaral con motivo de la publicación de su nuevo disco Hacia Lo Salvaje (2011). Juan Aguirre y Eva Amaral afrontan el inducido desvío hacia unos terrenos independientes de los que siempre han considerado proceder, optando por abandonar la multinacional en la que militaban para elegir la autoedición a través de su propio sello.

Ejecutar con fiabilidad cualquier cambio implica siempre altas dosis de complicación y riesgo, máxime cuando todos los focos mediáticos apuntan diréctamente hacia ti desde hace más de una década, con el peligro latente de resultar desterrado entre peligrosas tierras de nadie. Atendiendo al resultado el dúo zaragozano difícilmente perderá a sus fieles, pero a cambio las novedades ofertadas resultarán casi con toda seguridad insuficientes para abrirles las puertas del agridulce universo indie.

El sexto álbum en la carrera de los aragoneses cuenta con las habituales virtudes narrativas de probada capacidad para capturar historias intensas en forma de canciones, además de cierta relajación en la artificiosa producción tradicionalmente inherente a su obra. Las doce nuevas canciones resuenan honestas y mantienen intacta su pasión por la profesión, pero son incapaces de desterrar el vértigo a verse liberadas definitivamente del empachoso aroma a prefabricado que emborrona aciertos.

Amaral será siempre una banda de directo, y es precisamente sobre el escenario donde se imponen hasta conseguir esa definitiva ratificación que en la intimidad del estudio todavía se les resiste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.