Atom Rhumba – Backbone Ritmo (Munster)

Los vizcaínos Atom Rhumba están de vuelta; tras el demoledor Chasin’ the Onagro (Munster, 01), la banda liderada por Rober! regresa con su cuarto larga duración, un álbum para ellos complicado y en cierto modo difícil de afrontar, ya que el listón había quedado muy alto con su anterior entrega (destacadísimas reseñas en todos los medios nacionales y en muchos internacionales, apariciones en todas las listas de los mejor del año… ), un delirio de punk-rock intenso y concentrado.

Atom Rhumba han sabido asimilar todo su bagaje, y la experiencia que dan tres discos, y la vez oxigenar su sonido, acudiendo sobre todo a la música negra, ofreciendo en este Backbone Ritmo precisamente eso, un ritmo imparable en el que las guitarras musculosas se abren paso entre unas lineas de bajo que son de lo mejorcito que hemos escuchado últimamente, y que a la postre, constituyen la espina dorsal de los momentos más destacados de este trabajo.

Podríamos dividir Backbone Ritmo en dos partes, como si de la cara A y la cara B se tratara, y entonces tendríamos por un lado el pentágono formado por “Constant Deja Vü” (con arreglos de saxo), “Gone” (primer single, y muestra más evidente de la clara evolución de la banda), “Eskimo Bones” (el bajo llevando el peso de la canción), “Take your time” y “Satin Breakdown”, todas ellas a un ritmo trepidante, con bajos humeantes y obsesivos, guitarras que luchan contra si mismas y una voz que aparece y desaparece, y que por momentos nos hacen pensar que estamos escuchando a otro hype tipo The Rapture o Radio 4. Pero no, porque Atom Rhumba demuestran en esa hipotética cara B del disco que cuando quieren siguen sonando duros (“Just Stop”), sucios (“New Kind Of Virus”) y claro, a Captain Beefheart (“Abstract Blues”), y que además de todo esto, han sabido dar con su via de escape a un sonido que se podía presuponer estancado, creando auténticos pelotazos como la ya mencionada “Gone”.

Sigue resultando un poco recalcitrante tener que hablar todavía de “confirmación” cuando se trata del cuarto trabajo de una banda que ha venido confirmándose a si misma disco tras disco y sobre todo, concierto tras concierto, pero cuando nos encontramos con obras tan inspiradas y bien acabadas como este Backbone Ritmo, todos los elogios son pocos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.