BIME 2013. Asistimos a la primera edición del Bizkaia International Music Experience

Intro

Notable sabor de boca el que nos ha dejado el BIME, la primera feria dedicada a la industria de la música celebrada en Bizkaia, tradicional referente fabril de Euskadi y España, que quizás pueda encontrar en la cultura el terreno propicio para encabezar una nueva reconversión fundamental en estos tiempos. De momento, ya cuenta con Last Tour International, la primera promotora musical del país y organizadora de un evento que esperemos se consolide en el tiempo.

bime201301

La feria ha terminado por todo lo alto con un festival de dos días al que, según datos de la organización, han asistido 8.000 personas por jornada (fundamentalmente locales y el viernes seguramente algunas menos). Los conciertos, como el resto de actividades, se han celebrado en el BEC, un amplio espacio ferial que ha permitido disfrutar de los directos con absoluta comodidad. Salvando algún problema puntual con rebotes en el sonido de un par de escenarios y los controles de objetos al cambiar de escenario (¿no se podía haber puesto un solo filtro a la entrada del BEC?), la organización ha sido impecable.

Musicalmente, la amplísima oferta, que se presentaba tan heterogénea como suele ser habitual en el Bilbao BBK Live (aunque con algún relleno de más), ha funcionado de forma más que solvente dejando momento brillantes como los que han protagonizado Patrick Wolf, Gossip o unos inmensos Mercury Rev.

 Iñaki Espejo-Saavedra


bime2013viernes01

Aprovechando el generoso espacio disponible en el BEC, el festival se organizó de forma muy parecida al Primavera Club, con un escenario principal, dos secundarios (uno de ellos dedicado a propuestas de Euskadi) y un auditorio. En este último espacio Jay-Jay Johanson repasó su última creación, Cockroach, con una puesta en escena absolutamente minimalista (voz y piano/teclado). Alejado de su pasado más electrónico, quizás le falte algo de chispa, pero le sobra belleza.

Iñaki Espejo-Saavedra

bime2013viernes02

En el mismo escenario, Los Evangelistas comenzaron con su Homenaje a Enrique Morente, con Antonio Arias y J alternándose en protagonismo. Mediado el concierto, hizo su aparición Soleá Morente, para dar paso a su Encuentro, y aumentar el interés del repertorio que estábamos escuchando. A mí Los Evangelistas en solitario se me atragantan porque no tienen ni la fuerza de aquelOmega de Lagartija Nick ni la sencillez de Los Planetas cuando experimentan con el cante popular. Con Soleá, a pesar de que no tiene la voz de su hermana, las canciones ganan carácter  e incluso permiten momentos emocionantes como los de “Yo, poeta decadente”.

Iñaki Espejo Saavedra

 

Passenger, cantautor que guitarra en ristre se presentaba ante un entregado público fante el cual fue desgranando una serie de temas sin mucha variación y un adocenamiento innecesario con  los coros y las palmas del “respetable.

Javier Fernández

bime2013viernes03

El primer y casi único gran nombre de la noche, Manic Street Preachers no defraudó a su público con un show plagado de tics de rock de estadio. Combinando canciones de su último trabajo (Rewind The Film. 2013), con viejas glorias, sobre todo sacadas de aquel resultón This Is My Truth Tell Me Yours (1998), los galeses construyeron una propuesta tan potente como decadente. Lo mejor al final, el mensaje, hoy más vigente que nunca, de “If You Tolerate This Your Children Will Be Next”.

Iñaki Espejo-Saavedra

 

John Grant, uno de los platos fuertes de este festival, amparado en su excelente voz nos ofreció momentos excelentes cuando rescató temas del inmenso Queen of Denmark pero  bajó enteros cuando atacó su más reciente álbum y especialmente en algún tema de electrónica excesiva… Afortunadamente nos dejó un excelente sabor de boca cuando volvió a acordarse de su anterior disco, en el bis, creo que el único de todo el festival.

Javier Fernández

bime2013viernes04

Patrick Wolf ofreció una delicia de actuación, entre la indietrónica y el barroco, acompañado de piano (él mismo), violín, arpa y metal. Sofisticación y delicadeza para un concierto redondo.

Iñaki Espejo-Saavedra

bime2013viernes05

Es prácticamente imposible que si eres fan del indie noventero (Sonic Youth, Teenage Fanclub, Pavement), no te gusten Yuck,londinenses de bagaje y capacidad de mimetismo impecables. Obviando que no dejan de ser el resultado de una coctelera gigante llena de buenos ingredientes, afortunadamente en sus dos discos hay suficientes canciones con mérito propio, por lo que no pierden interés. En directo les falta algo de chispa y un par de velocidades, pero aun así, siempre son apetecibles.

Iñaki Espejo-Saavedra

 

Nos desplazamos a otro de los escenarios para contemplar la “descarga” nunca mejor dicho de Rich Aucoin, que si musicalmente no dicen nada nuevo, su cantante es un profesional del espectáculo, pistolas de confetis, vídeos de cabezas explotando, bajadas a cantar con el público, banderolas tapando al público para bailar todos juntos sin ser vistos, una fiesta vamos.

Javier Fernández

bime2013viernes06

Y mientras Yuck daban clase de ruido y melodía en el escenario principal, McEnroe, otros que pueden opinar bastante bien del tema, y desde un punto de vista mucho más personal, llenaban el espacio dedicado a los grupos de casa. Sin embargo, y quizás por la hora y porque al día siguiente viajaban a Valencia, reservaron fuerzas y ofrecieron una actuación alejada de su mejor nivel.

Iñaki Espejo-Saavedra

bime2013viernes07

Como fin de fiesta elegimos a The Asteroids Galaxy Tour un grupo estupendo para amenizar una fiesta con ciertas pretensiones de sofisticación en lo mejor del barrio de Salamanca de Madrid, pero que a nosotros nos hizo salir a la carrera hacia la cama, sobre todo porque la alternativa era Anai Arrebak, una indescriptible mezcla de rock, glam y hip hop con un teclista que no tocaba y solo bailaba como una gogó enferma de ataxia.

Iñaki Espejo-Saavedra


Sábado 23

bime2013sabado01

El sábado lo empezamos con los amables navarros Wilhelm & The Dancing Animals. Lo de amables lo digo más que nada por la música, porque personalmente no les conozco. Pop vegano o folk eléctrico pueden recordar en las pretensiones épicas a Arcade Fire,aunque su referencia más cercana puedan ser los antiguos Hola a Todo el Mundo. En directo estuvieron divertidos y contundentes, y quizás fueron lo mejor que pasó en todo el fin de semana por el escenario Euskadi.

Iñaki Espejo-Saavedra

 

These New Puritans sorprendieron con el arriesgado giro estilístico de su último album, una especie de folk sinfónico que, por momentos nos trajo a la mente nombres como Rober Wyatt y el sonido Canterbury y que alejó a la gente de su pase en beneficio deBelako que triunfaron en uno de los escenarios contiguos a la misma hora.

Javier Fernández

bime2013sabado02

Antes de ir a ver a The Courteneers, pasamos por Sondre Lerche, del que salimos despavoridos. Por mucho que el noruego tocara para un auditorio de gente sentada, plantarse pasadas las diez de la noche él solo con una guitarra es de una temeridad francamente prescindible.  Lo que tampoco entiendo es lo de The Courteeners, un grupo al que ha elogiado en varias ocasiones Morrissey. Así que podríamos esperar un grupo de amplia exigencia artística, pero ya van a ver que Mozz también se equivoca. ¿Conocen los hits deThe Killers? Pues descártenlos de los discos de Brandon Flowers & CO, y lo que queda son las canciones de The Courteeners.
Iñaki Espejo-Saavedra

 

La primera sorpresa al acercarnos a ver a Mark Lanegan fue que el escenario dejaba ver la presencia de una banda de cinco personas: guitarra, bajo, saxo y dobro y sección de cuerda con violín y cello, lo cual nos hizo salivar. Y no nos equivocamos, esta vez, ya que, si bien el formato no era acústico y la voz de Mark ya no es a que era hace unos años , todos los temas sonaron con un gran cantidad de matices bien por la fina guitarra de Jeff Fielder, el trabajo como hombre orquesta de Duke Garwood o la sección de cuerda.

Así, empezó revisitando temas de su carrera en solitario como “Phantasmagoria Blues”,  “Grave digers Song” o “One Way Street”, que sonaron más desnudas y oscuras si cabe.

De ahí paso al álbum que grabó con Duke Garwood, Black Pudding, donde nos transportaron al desierto enlazando con temas de su último disco de versiones Imitations donde brillaron temas como “Pretty Colors” mecidos por el violín y el cello y que culminaron con un sobresaliente recuerdo a Lou Reed y su “Satellite of Love” en una aplaudidísima versión y que dejó el listón muy alto para el resto de conciertos.
Javier Fernández
bime2013sabado03

Si bien Mercury Rev nunca han llegado a separarse, la sombra de aquel magnífico Deserter´s Songs de 1998 (precisamente el mismo año del mejor disco de Manic Street Preachers), es tan alargada que parece que desde el siglo pasado no han vuelto a hacer nada. Por eso su regreso a los escenarios ha venido acompaña de cierto tintineo de monedas, que al menos en Bilbao se empeñaron en acallar a base de guitarrazos. Tan desatados y densos que por momentos se acercaron a My Bloody Valentine, los de Buffalo se centraron en su mejor disco para ofrecer la que fue la mejor actuación del festival.

Iñaki Espejo-Saavedra

bime2013sabado04

Mientras tanto, en la otra esquina del pabellón, The Wedding Present que no son precisamente Los Fresones Rebeldes en cuanto a decibelios y distorsión, se quedaron a medias, al menos por comparación con Mercury Rev. También aseguraron el bolo tirando de clásicos, pero no llegaron a despegar como nos tienen acostumbrados.

Iñaki Espejo-Saavedra

bime2013sabado05

El concierto que más expectación despertó fue el de Gossip y su evidente indie bailable, aderezado por el carisma indiscutible deBeth Ditto. Dedicó la primera parte del concierto a su último y más prescindible disco, y aumentó el ritmo de la segunda con la parte más reconocible de celebrada de su discografía. Más o menos conocidas, a mí todas las canciones me sonaron tan idénticas, que el único interés que tuvo el concierto a partir de la tercera o cuarta fue escuchar los chistes de Beth sobre Lady Gaga o el corte de pelo de los bilbaínos.  No obstante mi opinión y evidente cara de desagrado, el público lo pasó en grande y “Standing In The Way Of Control” fue el momento más celebrado del fin de semana.

Iñaki Espejo-Saavedra

bime2013sabado06

Tras ellos, y con un par de marchas metidas en el cuerpo, la masa se movió para bailar con Instituto Mexicano del Sonido. Verbena de electro cumbia (eso sí, con bajo y batería), ofrecen ritmo a raudales y canciones populares, a veces con más de una lectura.
Iñaki Espejo-Saavedra
bime2013sabado07

Dicen por ahí que cuando no tienes nada bueno que decir de alguien, mejor quédate callado. Por eso siempre evito ver aSupersubmarina. Por eso el sábado, sabiendo que tocaban sobre las ocho, decidí aparecer en el BIME una hora más tarde para no coincidir. Pero resulta que Everything Everything cancelaron así que contra, digo reprogramaron a los de Baeza a las dos de la mañana, así que les tuve que escuchar, aunque fuera desde lejos. Confirmado, mejor me quedo callado.

Iñaki Espejo-Saavedra

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.