Calavera + Tripulante y Crucero – Costello Club (Madrid)

El sello madrileño Gran Derby Records, siempre dispuesto e inquieto, organizó en Madrid la primera edición de un evento bautizado como Summer In The City. Una actividad enmarcada en el ciclo El Subterráneo gestionado por el madrileño Costello Club, que a lo largo de un total de tres días presentó las actuaciones de ocho grupos unidos de una u otra manera a una discográfica que continúa manteniéndose dispuesta a amparar artistas de corte elegante, personal e inquietante.
La jornada del viernes se abrió con la presencia de Calavera, uno de los actuales secretos a voces surgidos en la ciudad de Zaragoza, que recientemente han publicado su segunda referencia El Monte del Perdón (2015). El cuarteto demostró poseer una chispa especial a pesar de encontrarse en un escenario algo complicado, sobre todo para una obra tan plagada de detalles y matices como sin duda es la suya. Una propuesta pasional y profunda, en la que cada canción induce a un viaje descriptivo propuesto a medio camino entre la épica y la oscuridad. Su fuerte personalidad y la valía de unas canciones mayúsculas sobre el escenario convencieron sin remisión, mientras que interpretativamente fueron claramente de menos a más al tiempo de adaptar su explícito directo a las peculiaridades acústicas del local.

Ampliamente efectivos estuvieron Tripulante y Crucero, con su exotismo tropical y desprejuiciado luciendo desde el principio y en todo momento con orgullo y convicción. El combo presentó así con solvencia las canciones incluidas en su último disco hasta la fecha, Los Pueblos (2015), hasta convertir a la capacidad buen rollista latente en su música en principal protagonista de la velada. El grupo apunta a un hedonismo despreocupado de claro aroma estival, y sin embargo jamás se permite perder de vista el decoro estructural de unas composiciones que tienen en su marcada línea melódica un argumento constante. Es precisamente en ese equilibrio entre lo juguetón e intrascendente y lo argumentado y formal donde el quinteto destaca, incitando desde el escenario a un comedido pero reconfortante bailoteo.

En definitiva, dos formas diferentes y válidas de entender el pop. Dos visiones del género que, apuntando en diferentes sentidos, sumaron en positivo a la hora de completar una velada ciertamente agradable y, sobre todo, alejada de la alineación imperante en esos saraos veraniegos tan numerosos a estas alturas de la temporada. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien