Christina Rosenvinge

En España parece que la gente se preocupa más de hablar que realmente de hacer música

Christina Rosenvinge es una de las artista con una trayectoria más larga y coherente en nuestro panorama musical. Tras comenzar en plena movida madrileña como compositora de Ella y Los Neumáticos, consiguió cierta repercusión mediática a finales de los 80 junto a Álex de la Nuez. Durante los 90, y ya en solitario o primero junto a los Subterráneos, consolidó una carrera que cada vez adquiría más personalidad propia con discos tan destacables como Mi pequeño animal, o Cerrado. En 1999, se asentó en Nueva York y junto a varios miembros de Sonic Youth, comenzó a componer en inglés dando un giro a su sonido fruto del cual publicó una oscura trilogía discográfica formada por Frozen Pool, Foreing Land y por último, en 2006 y poco antes de regresar a España, Continental 62.

El año pasado, crítica y público coincidieron en alabar de forma unánime y merecida Verano Fatal, un disco que, compartido con Nacho Vegas, suponía su primer trabajo desde que decidiera poner fin a su periplo vital en Nueva York.

Tras esa exitosa experiencia con el músico asturiano, Christina recupera con Tu Labio Superior su carrera en solitario (o no tanto), y vuelve a componer en castellano once canciones que sorprenden por su sencilla brillantez. Un par de días después de publicado el disco, y en plena promoción del mismo, Christina nos hace un hueco para charlar sobre las claves que conforman su nuevo trabajo.

Pero antes de empezar a hablar de Tu Labio Superior, no podemos dejar de reflexionar sobre el tema que en algunos medios está eclipsando el lanzamiento del álbum, la vida sentimental de Christina y Nacho Vegas, tras la experiencia de Verano Fatal. Por cierto, algo paradigmático. Si después de 7 canciones y una mini-gira, el rumor que relaciona a Nacho y Chistina es generalizado, ¿qué debió pasar entre Vegas y Bunbury, que grabaron un doble largísimo e hicieron muchos más conciertos? Chistina se ríe y asiente, “es un tema que me ha sorprendido mucho. Es una anécdota que esta creando mucho más interés del que podía esperar. No me molesta, pero cansa un poco”.

Entrando ya en materia, Tu Labio Superior nos ha sorprendido. Supone una evolución importante en comparación con los trabajos anteriores. El sonido se ha simplificado, y es más variado y abierto, menos oscuro y más directo que lo que fue la trilogía americana. “He intentado hacer canciones más sencillas, con melodías más accesibles. En comparación con las canciones de la trilogía, algunas de las cuales tenían siete partes instrumentadas de forma diferentes, es una vuelta a los orígenes. Pero no es una vuelta completa al principio. Cuando comencé mi carrera, la inexperiencia me obligaba a tocar 3 acordes y melodías sencillas. Ahora la sencillez es un recurso más que mezclo con arreglos menos evidentes y con la experiencia que he ido acumulando y el sonido es diferente.”

El salto es evidente, pero quizás tomando Verano Fatal como puente, el cambio se entiende mucho mejor. “Es normal, compuse las canciones de Tu Labio Superior casi al mismo tiempo que las de Verano, algunas durante la gira. Son canciones que pertenecen a una misma época”. Ambos discos, se llegan a rozar, por ejemplo en “La distancia adecuada”, “precisamente la compuse durante la gira, así que es comprensible”.

Incluso, en uno de los tres vídeos (versión Kiss), que sirve de promoción para “La distancia adecuada”, aparece la voz y la imagen de Nacho Vegas. “Realmente aparece dos veces, las botas hacia las que camino contando los pasos son suyas. Personalmente yo prefiero otra versión, una que tiene un plano fijo de una valla, creo que la han llamado Fence”.

En cuanto a las letras, cantadas otra vez en castellano, también se ha producido una evolución importante. Lejos de los tiempos neoyorquinos en los que Christina se caracterizaba por textos cerrado, enigmáticos o incluso pesimistas, la temática de Tu Labio Superior es mucho más luminosa, incluso irónica, baste de nuevo como ejemplo “La distancia adecuada”. “Sí es cierto y además no hay mucha gente que se haya dado cuenta. El tema central del disco es cómo sobrevivir al amor cuando lo has encontrado. Y el modo que uso para contarlo mezcla humor, ironía y romanticismo y se aleja de la oscuridad”.

Llaman la atención dos canciones del disco (“Eclipse” y “Alta Tensión”), en las que Christina utiliza de forma rompedora el piano como instrumento principal y catalizador del ritmo de la canción, algo que ya había apuntado en “Tok, Tok”, del Continental 62. “Descubrí el piano hace unos ocho años y fue un cambio radical al que me he enganchado. La cadencia de ritmo es completamente diferente a la de la guitarra y tiene un potencial compositivo enorme. En el Continental incluí mi primer experimento con el piano y el ritmo, y ahora he compuesto dos canciones más, que seguramente serán el principio de algo más desarrollado. Prácticamente en casa, ya solo toco el piano.

Tu Labio Superior ha sido grabado en analógico en Estados Unidos junto a músicos de la talla de Steve Shelley (Sonic Youth) o Chris Brokaw, (Come), algo que denota que Christina, aun echa de menos Nueva York. “Fueron buenos años en los que aprendí muchísimo y tuve la oportunidad de conocer mucha gente.” Sin embargo, no se arrepiente de haber vuelto a Madrid, aunque la escena musical, no es precisamente la misma. “Madrid es una ciudad que me encanta y estoy muy cómo en ella, pero la verdad es que deja un poco de desear en cuanto a música, sobre todo en comparación con Nueva York. En Madrid hay muchos conciertos, pero todos están muy programados. Para tocar tienes que organizar una gira o participar en un festival. En Nueva York puedes tocar cualquier día sin necesitar tanto despliegue. Tienes mucha vida musical cualquier día de la semana con propuestas muy diferentes en formatos más reducidos y accesibles. En Madrid faltan salas pequeñas para hacer cosas a otro nivel, por ejemplo tocar con artistas noveles, o de una forma diferente a como lo harías en un directo grande, o incluso improvisar y arriesgar. Aquí es muy complicado. Además, en España los mismos músicos se sienten demasiado importantes y no se arriesgan a salir de su guión. En Estados Unidos se da más importancia a la música y las propuestas son más frescas, variadas y la escena mucho más viva. Aquí parece que la gente se preocupa más de hablar de música que realmente de hacer música. En cualquier caso, la escena en Madrid es infinitamente mejor ahora en comparación a cuando me fui a finales de los 90.”

Se puede decir más alto pero difícilmente más claro y estamos absolutamente de acuerdo con ella. A pesar de ello, Christina es habitual de cualquier concierto interesante de Madrid y hace unos días la pudimos ver escuchando a los bilbaínos Tulsa, con cuyos músicos realizará la gira de Tu Labio Superior. “No me pierdo un concierto que me interese la verdad, por cierto te recomiendo a Juana Molina y en cuanto a Tulsa, voy a tocar con el guitarrista, con el batería y creo que también con el bajo. Creo que son muy buenos músicos”.

Pues no queda más que decir, salvo que nos vemos en los conciertos. “Perfecto, allí nos veremos.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.