AER

La industria discográfica, como todas, sufre profundos cambios. De momento anda perdida como una gigante gallina decapitada

Aprovechando la gira que AER está realizando por nuestro país con motivo de la presentación de su reciente trabajo publicado, Recuerdos del futuro (12), tuvimos la ocasión de entrevistar a un proyecto que es valor en alza.
 
¿Como surge la idea de AER?
Como cualquier cosa que uno emprende, nace de una necesidad interior imperiosa. Cada cual tiene la suya; la mía es la música, mi música; y las letras. Sospecho que es mi mejor medio de comunicación con los demás, de compartir algo muy íntimo, de hacerme entender y querer.
AER es un concepto que utilizaron los primeros filósofos griegos para designar el principio de todas las cosas, el caos, el vacío. Así nació AER, como un nuevo principio. Es el producto de una evolución. Creció en mi cabeza como una auténtica metamorfosis. Se me apareció y me puse manos a la obra. 
 
Es un proyecto tremendamente personal. ¿Son canciones que llevaban tiempo en tu cabeza?
Efectivamente el proyecto lo es, si bien entre todos hemos contribuido para crear una música accesible y universal. Llevo muchos años haciendo canciones, incluso cuando me he dedicado a realizar otras actividades nunca he dejado de hacer canciones. En este disco hemos escogido once y hemos desechado más de cien. Algunas de las elegidas llevan años conmigo, otras son nuevas y la mayoría de mi etapa en Madrid. El resultado final es algo único en mi carrera.
 
¿Te sientes afín a algún conjunto de bandas nacionales o crees que eres una rara avis?
Estamos integrados dentro del grupo de bandas que se autogestionan. Somos parte de los nuevos talentos de este país. Somos parte de esas bandas que aman componer, ensayar y tocar en directo. Somos amantes de la música, en eso nos sentimos parte. En lo estético y estilístico somos distintos a todo. Hay muchas bandas interesantes pero nuestra respuesta musical es genuinamente nuestra. En cuanto a lo de “rara avis”, en más de una ocasión nos hemos sentido así, pero entiendo que es lo saludable durante el proceso creativo que si es auténtico muchas veces va en contra de las inercias de la moda y del mercado que imponen. Somos una respuesta en contra de la vulgaridad y los tópicos manidos.
 
¿ Cuáles son tus mayores influencias musicales?
Lo que más nos ha marcado musicalmente, lo ha hecho durante nuestra época adolescente. O sea, los 90, el grunge, el rock alternativo y la música española. Pero la inspiración tiene algo de eternidad. Uno es consciente hasta cierto punto de lo que hace pero no sabe en última instancia porque. Podríamos hablar de grupos que nos gustan pero su influencia en nosotros nunca va a ser directa, puesto que nos interesa sonar a nosotros mismos. La inspiración tiene algo de introspectivo, de búsqueda interior, y en el interior han quedado atrapadas multitud de experiencias, no solo las musicales, también literarias, y no solo las que nos gustan, quizá quedan con mayor fuerza las que nos desagradan. Esa misteriosa mezcla es el sustrato “elegido” sus interacciones con el mundo exterior son aún más invisibles y ajenas. Así que: Somos la referencia, nosotros mismos.
 
¿Qué te inspira a la hora de componer?
Es difícil de decir. Lo que me inspira es mi compromiso con lo que hago. En primer lugar sentir una necesidad de expresar algo que te importa. Yo me introduzco en el sentimiento hasta darle voz. La melodía y la letra son lo mismo, salen como parte de este sentimiento expresado. Pero antes de nada hubo música, antes de nada tiene que haber una pasión por ella.
 
En estos tiempos difíciles las aventuras en las que embarcarse son todo un desafío. ¿cuales son las intenciones de AER, hasta donde pensáis llegar?
Nos gusta más vivir nuestro presente, va cambiando según nuestras decisiones y van formando el futuro que entonces ya es presente. Eso es precisamente Recuerdos del Futuro, el pasado importa poco y el futuro es infinito. Ahora no es nada, es un vacío es AER. Nuestro presente es emitir un mensaje claro Recuerdos del Futuro, y eso resuena en las once canciones del disco.
 
Cara a los inminentes conciertos venideros. ¿cómo se transformarán en directo los temas de Aer?
En directo suena el disco de un modo mucho más contundente. Tenemos muchísimas ganas de presentar en Zaragoza, va a ser una experiencia explosiva. Llevamos varios formatos según el lugar donde tocamos. En Barcelona fuimos con formato acústico, contrabajo y proyecciones. En Zaragoza vamos eléctricos
 
¿Cómo ves el futuro del negocio discográfico? ¿ Estamos asistiendo a la transformación de un modelo?
Creo que estamos en un momento muy interesante en el que se hacen cosas de calidad. El problema es que lo mejor no siempre encuentra el eco que merece. Los grupos tienen que toparse con una industria discográfica que responde a imperativos empresariales, de beneficio inmediato, y no siempre apuesta por lo mejor. Es el signo de una decadencia que se extiende a todas las esferas.
Con tanto imperativo comercial hasta la madera con la que construimos hoy es peor que la de ayer; pero de eso no tienen culpa los árboles. En el arte, igual que en la ciencia, sólo se logra algo investigando y no se puede pretender que el proceso sea rentable a cada momento. Si tenemos la rentabilidad como valor supremo estamos abocados al fracaso. De hecho, la crisis mundial de hoy se debe a este tipo de carencias. El gobierno de hoy dice que lo más prioritario es la economía, y yo me pregunto ¿pero es que alguna vez se ha tenido por prioritaria otra cosa? ¿No ven que no hay mayor capital en un país que el humano? Pues no; nuestros mejores cerebros se van donde les dan los medios para trabajar y nosotros los dejamos escapar.
La industria discográfica, como todas, sufre profundos cambios. De momento anda perdida como una gigante gallina decapitada. Costará aún, pero falta poco para tomar conciencia de qué es lo que otros quieren que nos importe, y qué es lo que verdaderamente nos importa. Por suerte, hay grupos en la resistencia que salen a flote. Vetusta Morla, Maga, Pony Bravo, Sr. Chinarro e incluso lo nuevo de Mikel Erentxun, que ha resurgido con una nueva madurez sorprendente: nos parecen buenos ejemplos de lo bueno de hoy.
 
Los desarrollos musicales y el universo lírico de Aer parecen ir por libre y sin embargo al fusionarse crean un todo coherente. Cuéntanos un poco cómo es el proceso compositivo por carácter general.
Tengo experiencia pero no tengo método. La intuición y cierta resistencia a la electricidad serían en lo que a mi respecta una característica. Lo demás es un misterio que jamás me será desvelado como AER. Los orígenes son siempre oscuros. El origen del Cosmos, de la vida, de la música, del lenguaje. Por eso precisamente elegí AER como nombre, pues cabe todo y es que solo lo que no tiene sustancia penetra donde no hay espacio.
 
Para terminar, en unos años de bastante sequía de ideas musicales, coméntanos las últimas bandas, películas o libros de nuevo cuño que te hayan impresionado.
Ahora andamos embrutecidos. A mi me gustan los documentales de último cuño… Grupos, Vetusta Morla, Pony Bravo, Rosvita…
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.