El Guincho – Piratas de Sudamérica Vol.1 (Young Turks)

Parece que fue ayer pero ya han pasado más de tres años desde que un disco colgado en descarga libre y firmado por un casi desconocido Pablo Díaz-Reixa aka El Guincho fuera una de las sensaciones del año en todo el mundo indie. Tres años desde que se pusieran de moda palabros como “tropicalismo” o “Nueva Trova Canaria” y que se hiciera del uso del sampler la nueva piedra filosofal del lo-fi. Tres años donde nuestro protagonista se ha paseado por medio mundo presentando su propuesta y sin dejar de colaborar con buena parte de la escena nacional. Vamos, el piensa global actúa local hecho músico.

Tres años después su esperado nuevo disco ya tiene nombre y fecha de lanzamiento. Se llamará Pop Negro y será publicado tras el verano. Para hacer la espera menos larga El Guincho publicará varios EP’s que según sus propias palabras “convergerán” hacia su disco de larga duración. Y a estas que ya tenemos el primer volumen de esta serie que tendrá la característica que reinterpretará viejas y olvidadísimas canciones sudamericanas contando con interesantes colaboraciones.

De momento, este primer trabajo deja claro que Pablo se olvida de la profusión de samplers de su anterior disco y, dado que trabaja sobre canciones de otros, prefiere dejar la canción más desnuda, dejándola en lo básico y trabajar mucho más la melodía que el ritmo. Seguramente no es un trabajo tan inmediato, cuesta más acostumbrarse a las canciones, incluso contando con una invitada como Julieta Venegas parece que no la haya sacado todo el jugo que pudiera. De todos modos el resultado no es malo, es muy posible que decepcione a muchos que les encantó el Alegranza pero también es muy posible que otros les guste más esta faceta más madura de arqueología musical. Personalmente echo en falta un poco esos loops caribeños que hacían de su disco un refrigerio para el calor del verano y tampoco me acabo de habituar a su voz. Pero tanto él como nosotros somos muy conscientes que un Alegranza II seguramente solo le hubiera traído airados reproches por buena parte de la intelligentsia indie y solo podemos aplaudir la valentía de esta propuesta. Para lo bueno y para lo malo, El Guincho es una caja de sorpresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.