Entrevista: L.A.

“Esto es un negocio y que hay que saber moverse y tener un sexto sentido a la hora de elegir con quién quieres trabajar”

En el rock español (el adjetivo “alternativo” es menester dejarlo fuera de vez en cuando) las siglas L.A. no corresponden a la inmensa ciudad norteamericana, sino al nombre de pila de un artista coherente consigo mismo, iniciador y continuador de un camino personal en el que como él mismo nos cuenta a través del correo, ha sabido rodearse de las personas adecuadas y no se ha dejado aconsejar por cualquiera. En esta carrera de fondo lo más importante siempre es tenerlo claro y por encima de todo grabar los discos que te gustan y que además tienes la suerte de que le gusten a mucha gente. A bastante más, en su caso, de lo que a priori digan las listas de popularidad y las tercas programaciones musicales de este bendito país. Luis Alberto Segura lleva varios meses presentando su nuevo disco From The City to The Ocean Side, otra fantástica demostración de sus poderes, por toda España y parte del extranjero. Era la ocasión perfecta para hablar con él.

Algunos todavía estábamos disfrutando de las canciones de un disco tan sólido como Dualize cuando nos encontramos con este From The City to The Ocean Side. Parecía difícil de mejorar, no sé cuál fue tu sensación al término de la grabación. Claro que todos los artistas suelen decir aquello de “este sin duda es mi mejor disco hasta ahora”… 

Bueno, soy más de pensar “aquí habría metido esto, esto lo habría cambiado… etc”.

Se sigue en este disco por la misma senda que en los anteriores, pese a las evidentes diferencias. ¿Cuál es en tu opinión la clave que lo distingue para quienes se acerquen ahora más pausadamente a la discografía de L.A.?

Creo que el hecho de cambiar de productor y estudio en cada disco ha enriquecido mi discografía disco tras disco. Nada tiene que ver Heavenly Hell con SLNT FLM o SLNT FLM con Dualize… Y con este último más de lo mismo. No es cuestión de clave o truco, es simplemente el mood, el momento, con quién lo grabo, de dónde vengo, qué he vivido los últimos meses antes de meterme a grabar… Todo eso son factores claros que hacen que lo que se plasme en las canciones sean sonidos, melodías, colores totalmente diferentes.

Parece que la grabación fue casi una road movie por parte de la geografía norteamericana, y tal vez eso le dé un plus de autenticidad.

Bueno, como te decía antes, cosas como esas son las que enriquecen las canciones. Concretamente en esta ocasión lo que hicimos fue huir a Big Sur, en la costa californiana, para escribir las letras de todo el disco, y por supuesto que funcionó a la perfección.

¿Es bueno que se noten tanto las influencias de un artista?

¿Se notan?

En las primeras escuchas From The City… suena algo menos inmediato que sus predecesores. ¿Significa que las canciones tienen más poso o solo que las circunstancias eran distintas?

Las circunstancias fueron distintas, muy distintas, y después de todos estos años aún desconozco qué hace que las canciones entren o no a la primera escucha. Creo que es un misterio todavía sin resolver.

¿Llevabas mucho tiempo rodando estas canciones, o al menos algunas de ellas? En directo ya habíamos oído “Secrets undone”, por ejemplo.

Creo que no tocamos “Secrets” hasta que estuvo grabada. En otras ocasiones hemos querido darle unas vueltas en directo a las canciones para darles forma, testarlas con el público, etc., como un trabajo casi de laboratorio, pero en esta ocasión todas las canciones salieron en el mismo estudio y minutos después se grababan en la cinta.

Hay una canción, sin embargo, que es de las más furiosas que te hemos escuchado. Es “Revolutionary disguise” y si no nos equivocamos, quedó relegada a la edición digital.

Sí, está en digital y en la edición en vinilo. Quería que el CD llevara nueve canciones y algunas debían salir sí o sí, le tocó a “Revolutionary” abandonar.

El saxo que suena en algunos cortes, permítasenos decirlo, les sienta de maravilla no solo a esos temas en concreto, sino a los ambientes por los que se suelen mover las composiciones de L.A.

Me gusta leer eso ya que es uno de esos instrumentos amados y odiados a partes iguales. Hay canciones hechas para llevar ciertos arreglos, colores, instrumentos, por muy arriesgados que estos sean, y en esta ocasión tanto Matt, productor, como yo lo oímos desde la primera vez que toqué la canción en el estudio.

¿Qué has aprendido y qué te ha decepcionado más de este mundillo desde que publicaste aquel fantástico Heavenly Hell?

He tenido la suerte de dar pasos firmes y bien rodeado desde que firmé con Universal en 2008 y de haber tenido pocos contratiempos. Aún así he visto de todo y ahora mismo sé quién, cómo y por qué. No olvidemos que esto es un negocio y que hay que saber moverse y tener un sexto sentido a la hora de elegir con quién quieres trabajar, ya sean managers, promotores, productores, músicos, etc… Siempre le digo a mis amigos que lo veo todo y por eso llevo gafas de sol el 98% del tiempo.

Por cierto, hace poco lo volvimos a pinchar de pe a pa y es un álbum para enmarcar. No tiene desperdicio alguno y seguimos pensando que es uno de los debuts más impecables de una banda española en los últimos años.

Muchas gracias, dedicamos tres años de absoluta diversión para registrar ese disco.

Estáis recorriendo festivales desde hace bastante tiempo, y fuera de España también os habéis presentado en más de un evento importante. ¿Qué aporta ese circuito a una banda de vuestras características?

Es el escaparate definitivo si sabes jugar tus cartas, claro. Te ve mucha gente, hay mucha prensa, es verano, a veces incluso ves otras bandas, hablas con ellos, etc…

En la jungla en que se ha convertido el negocio, y de eso seguro que sabes un rato, el éxito se mide por un método tan tradicional como efectivo: el boca a boca. En vuestro caso, y a poco que alguien haya asistido a varios conciertos de las diferentes giras, ha sido así. No se puede decir que seáis una banda –o un solista- conocida masivamente, pero  habéis dado un salto cuantitativo importante.

Desde hace tiempo sé que esto es una carrera de fondo, lenta y en ocasiones tediosa, pero que me da muchas alegrías. Soy totalmente consciente de la labor que ha jugado el público que nos sigue, recomendando, incluso arrastrando a veces a sus amigos, parejas, etc. a nuestros conciertos, así que mi labor es no decepcionar, es más, mi intención es convertirlos en fans noche tras noche.

El rodaje es evidente y hoy por hoy presentáis uno de los directos más intensos de la escena. Hemos dado ya fe de ello en varias ciudades y ahora que tenemos la oportunidad, hacemos pública la felicitación.

Muchas gracias, un placer.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.