Rocketman: las crónicas de Elton John

Desde el primer hasta el último fotograma engancha Rocketman, sobre todo, a través de las populares y hechiceras canciones que resumen, en dicha obra, la agitada vida del genial Elton John. Sin embargo, al abandonar el cine las sensaciones posteriores son algo contradictorias acerca de este film. Según mi propio punto de vista, aunque la cinta sobre el propio Elton no ofrezca la sensación de ser tan impactante ni mayúscula como la de Queen, sí que es cierto que la biografía transportada al celuloide acerca uno de los más deslumbrantes e inspirados astros de absolutamente toda la cronología del rock, resulta fundamental que la caten los innumerables seguidores “eltonianos” o también para lo que gustan de paladear excelsos musicales en la gran pantalla, entre otro tipo de potenciales espectadores.

En lo que a interpretaciones del protagonista principal se refiere, Rami Malek (Freddie Marcury en Bohemian Rapsody), ya tiene a alguien que se ha puesto a la par de su estela. Sin duda de ninguna clase, Taron Egerton (también dio vida al esquiador Eddie, el Águila junto a Hugh Jackman) logra por sí solo que merezca la pena ir a visionar los 120 minutos de metraje. No solamente calca, con destreza, al personaje y entona él mismo actor las pegadizas melodías, sino que por si fuera poco, el propio Egerton, para promocionar el proyecto, previamente había cantado el tema central, a dúo, junto al verdadero Elton John, en el Festival de Cannes. Un efecto y un plus a favor.

En la piel de Bernie Taupin, el letrista oficial del sonido del vocalista, también se introduce muy bien Jamie Bell, el cual ya posee experiencia profesional en eso de la danza y la música por medio de la conmovedora cinta Billy Elliot: quiero bailar (del año 2000).

Entre otros secundarios a reseñar, igualmente, hallamos a la actriz Bryce Dallas Howard (Spiderman-3, El Bosque o Mundo Jurásico, en su currículum), la cual encarna a la poco cómplice madre del inteligente niño Reggie; donde el nada cariñoso padre (el actor es el británico Steven Mackintosh) intenta, sin tregua, sepultar las ilusiones musicales y extra-musicales del inocente muchacho, hacia mediados de los años 50 y primeros de los 60, en Inglaterra. Toda esta frustrante situación familiar pondrá a prueba a alguien que será, a partir de los años 70 , idolatrado por millones de oyentes menos por los dos seres más importantes para él, desde niño. En definitiva, que este film cuenta la esforzada y no siempre fácil senda de auto-superación del que considero un asombroso músico y una buena persona: Reginald Kenneth Dwight.

Un inciso avisador antes de proseguir. Si uno quiere ahondar con mucha más profundidad y precisión en la trayectoria vital y la legendaria discografía de Elton John es más aconsejable leerse un libro o repasarse un documental, ya que la película que nos ocupa es un sintetizado repaso visual de su existencia; donde además la cronología de las tonadas no cumple un orden estricto y las ensoñaciones del prodigioso pianista son diversas, entre otras licencias y dramatizaciones fílmicas del director Dexter Fletcher (el cual por cierto, precisamente dirigió los films sobre Queen (sustituyendo a Bryan Singer) y sobre Eddie el Aguila, en esta última con el propio Taron Egerton a las órdenes del propio Fletcher).

En Rocketman, sobresalen también el extenso y extravagante vestuario colorista (muy lógico tratándose de Elton) o el montaje de las muy amenas coreografías, propiamente dichas; digno todo ello del ojo más exigente con el denominado Séptimo Arte.

Para el que busque también una ración de las psico-zonas más sombrías, dentro de las aventuras acerca del intérprete británico durante la época más eléctrica de la historia del rock and roll que son los últimos años 60 y primeros 70, será satisfecho también el cliente cinéfilo debido al convulso romance con las drogas del propio Elton, entre otras sacudidas ejemplares. No decepcionará tampoco el tema del descubrimiento de la propia sexualidad (desenfrenada y promiscua, en ocasiones) por parte del teclista inglés y también impondrá su presencia el reflejo de algunos laberínticos e impíos entresijos de la industria discográfica. Sin embargo, para el que anhele una crónica de entrañable y resistente amistad ( Bernie Taupin / Elton), también hallará un potente sentimiento acerca de ello.

Ingredientes magnéticos expuestos en la mesa de Rocketman, los hay de sobra.

Concluir además que Elton John (y también el grupo Queen) se merecen no solo una película, sino varias.

4 comentarios sobre “Rocketman: las crónicas de Elton John

  • el 10 Junio, 2019 a las 8:05 am
    Permalink

    Mil veces mejor que la de Queen

    Respuesta
  • el 10 Junio, 2019 a las 10:43 am
    Permalink

    Una gran película, aunque me temo que no tendrá tanto éxito.

    Respuesta
  • el 10 Junio, 2019 a las 10:30 pm
    Permalink

    Yo aún no la he visto, y será cuestión de días, puesto que promete, a los que nos gusta la música de Elton (y las letras de Taupin), pero tengo también la impresión que no tendrá el descomunal éxito de “Bohemian Rhapsody”, sobre todo porque Elton aún está vivo,aunque ya dice retirarse, y el aura y la mítica del artista muerto en su plenitud, tienen un efecto multiplicador. Sin duda, que nos aportará cosas muy interesantes (como la actuación de Egerton), así como recuperar los mejores temas de esta gran estrella. Muchas gracias a Txus Iglesias y a Muzikalia por hacerse eco. Un cordial saludo.

    Respuesta
  • el 10 Junio, 2019 a las 10:49 pm
    Permalink

    Gracias a Miguel, a Julio y a F. Xavier por sus opiniones con el tema de la película de Elton John, en MZK.

    Txus

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.