Entrevistamos a Wiki Chaves, que presenta Raíz

Wiki Chaves es un músico que captura su mundo a través de canciones instrumentales influenciadas por la electrónica, el ambient y la música orgánica, utilizando principalmente guitarras y beats. Encuentra su inspiración en los viajes y experiencias que ha realizado alrededor del mundo, creando así una suerte de mapa personal que refiere no solo a lugares, sino también a las sensaciones ancladas en momentos, rutas, parques y playas salvajes.

Raíz es la última producción de Wiki Chaves. El disco, que entrega 27 minutos de música instrumental y cuasi minimalista, se co-editará junto al sello The Slow Music Movement. Sus siete canciones combinan beats de una legendaria máquina de ritmos Ace Tone, capas de guitarras chill y sutiles arreglos de percusión que construyen paisajes oníricos inspirados por la paternidad y el regreso a lo natural, de allí el nombre del álbum. El EP sale el 30 de julio a la venta y se puede reservar en este enlace.

Hemos tenido el placer de charlar con este misterioso productor sobre su último trabajo y futuros proyectos.

“El disco arranca con la idea de volver a lo simple y también sintiendo que puede ser una suerte de hito fundacional en mi carrera musical”

Desde que empezaste hasta ahora, ¿ha cambiado mucho tu método de trabajo? ¿Y tu sonido?

Sí, un poco. Cuando empecé, hace unos cinco años, dependía mucho de la computadora y de un setup de home studio para la creación.

Hoy mi proceso es mucho más espontáneo. Generalmente empiezo con una guitarra y la loopera y voy construyendo en el momento.

Dependo mucho menos de la computadora, hardware o incluso de estar en mi casa (he compuesto mucho viajando). En cuanto al sonido, también fue cambiando un poco dependiendo de mi etapa personal y lo que me interesaba en el momento. Creo que los primeros discos fueron un muestrario super diverso de todo lo que podía hacer: usé más instrumentos y abarque más géneros. En mi último disco simplifico muchísimo la cantidad de elementos que uso y eso genera un sonido mucho más homogéneo.

¿Sobre qué idea construiste el sonido tuyo? ¿Tenías alguna fijación por algún sonido, imagen, película, libro, referencia, ambientación específica?

Mis influencias iniciales fueron Gustavo Santaolalla, Ry Cooder y después descubrí artistas como Tommy Guerrero y Ray Barbee. Quizás tenga que ver con que estudié cine y esas influencias, los temas de los primeros discos quedaron muy cinematográficos.

Cuando me di cuenta que iba por ese lado seguí reforzando la idea y componiendo como si los temas acompañaran un momento. Me encanta cuando alguien me dice por ejemplo, que le gusta escuchar mi música en el auto! Muchas de mis canciones nacen de recorrer paisajes e intentar capturarlos. Para mí son una suerte de diario de viaje, con lo cual la cosa del auto y el roadtrip hace mucho sentido.

 

¿Que nos puedes contar sobre tu último trabajo: Raíz? ¿Cómo nació? ¿Cuál es su concepto musical?

A finales de 2019 empecé a armar un set para tocar en vivo y me di cuenta que era muy complejo porque dependía de la computadora para grabar loops y disparar tracks. Decidí simplificar muchísimo mi setup porque estaba muy pendiente de las máquinas y no me permitía tanto conectar con el momento. Estuve con la idea en la cabeza unos meses hasta que en marzo de 2020 me agarró el inicio de la pandemia en Buenos Aires y los confinamientos estrictos. Aproveché ese tiempo para componer la mayoría de los demos con este enfoque. Casi todos eran sólo dos guitarras y una base rítmica y me di cuenta que me permitía improvisar y tocar de una forma más libre.

Unos meses más tarde, de vuelta en California, donde vivo, empecé a trabajar con Nico Bruschi a la distancia en la pre-producción de los temas y en la búsqueda de un sonido propio para el disco. Nos inspiramos mucho en la onda retro y espacial de los discos Marshmallow, de The Sweet Enoughts y S inging Sands de Los Days (Tommy Guerrero y Josh Lippi). Apenas unos días después de arrancar la pre-producción de los temas, empecé a buscar una máquina de ritmos analógica para reemplazar los samples de 808 que había usado en los demos, y de pura casualidad un amigo me dice que tenía una legendaria Ace Tone de los años 60. Se la pedí prestada y empecé a trabajar con esa . Quedó buenísima!

En un momento empezamos a pensar que podríamos agregar algunas percusiones acústicas para romper con los patrones mecánicos de la caja de ritmos. Hablé con un amigo en Buenos Aires, Nicolás Supertino, y a través de una serie de sesiones remotas grabamos un montón de percusiones y una melódica que quedaron buenisimas! La mezcla la arrancamos a principios de este año y estuvo a cargo de Nicola Carra en el estudio Camarón Brujo y el master lo hizo Jerónimo Escajal. Por último la tapa la hizo mi prima, Carmen Chaves sobre un bordado y Agustina Perretta hizo la fotografía y edición.

¿Por qué? decidiste llamarlo así y representarlo con ese sonido?

El disco arranca con la idea de volver a lo simple y también sintiendo que el disco puede ser una suerte de hito fundacional en mi carrera musical. O un punto de inflexión. A mediados del año pasado, mi mujer y yo nos enteramos que íbamos a ser padres, así que la noticia resignificó el concepto del disco. La idea de raíz viene de sentir que este basamento en mi carrera y en mi vida pueda dar frutos en los años que vienen.

Tu sonido es muy ecléctico, ¿cómo consigues armonizar influencias a veces tan dispares?

Creo que tiene que ver que mis gustos musicales son muy eclécticos: desde el grunge pasando por el dub, la electrónica, el folklore y la cumbia, hasta la guitarra clásica. En los inicios de mi carrera como solista muchas veces dieron feedback de que a mi música le faltaba una voz, y eso me angustiaba mucho porque no soy cantante y mucho menos letrista. Al tiempo me di cuenta que mi voz es mi guitarra.

Luego de buscar muchísimo logré encontrar una voz que me representa y es un hilo conductor de mi música. Creo que tiene que ver con las escalas y armonías que elijo y cuando grabo algo nuevo ya me doy cuenta si lo que estoy tocando es fiel a esa voz. Me causa mucha gracia porque cada tanto recibo feedback que me dicen “esas guitarritas suenan re Wiki” y ahí me doy cuenta que mi voz ya es madura y me representa.

¿Podrías comentarnos el proceso de creación y el criterio que elegiste para desarrollar este trabajo?

Mi proceso hoy en día arranca bastante analógico: guitarra, amplificador, efectos y un looper. La mayoría de las veces que me pongo a tocar son improvisaciones, a veces surgen cosas interesantes e itero sobre esa idea y la grabo. Si al día siguiente me sigue gustando vuelvo a la idea y la sigo trabajando un poco más. Una vez que la veo madura paso a la compu y la grabo en Ableton Live. La gran mayoría de las veces descarto las ideas bastante rápido. Por suerte no tengo mucho apego por las ideas y rara vez he tenido bloqueos creativos por mucho tiempo. Ideas llegan todo el tiempo, lo más difícil es tener la energía y perseverancia para después pulir, grabar y producir esa idea en un tema o álbum.

 

¿Con qué hardware y software has trabajado?

En vivo uso una Fernandes Stratocaster que de hecho fue mi primera guitarra un amplificador Fender Deluxe 85 que le aporta un color característico al sonido, una Zoom G1 multiefectos y recientemente empecé a usar un Boss RC-505 loop station. Para grabar este disco usé una placa Focusrite Scarlett, Ableton Live, Guitar Rig para efectos y una serie de plugins como las reverbs de Valhalla, el RC-20 Retro Color y algunos de los compresores de Waves.

¿Qué es lo que más admiras de un sello como el que te acoge?, ¿qué crees que te identifica?

Ya el nombre, The Slow Music Movement dice mucho del sello. Que trabajan con música mayoritariamente instrumental, que no es nada fácil. Hablando con James, el fundador, tuvimos mucha sincronicidad en el tipo de sonido que él busca para su sello y yo para mi música, por eso me decidí a lanzar con ellos.

Para terminar, ¿cuáles son tus proyectos presentes y futuros? Hoy en día mi principal objetivo es promocionar Raíz y salir a tocarlo en vivo. Me imagino siempre lugares pequeños donde la música esté de fondo acompañando una buena charla y no tanto como el centro de atención. A futuro tengo dos proyectos: uno es un disco de remixes estilo Dub de los temas de Raíz y anteriores. Otra idea es un álbum de canciones de cuna con tomas al aire. Esta surgió de las improvisaciones que toco con la guitarra acústica cuando paso tiempo con mi hijo Antón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien