Estrella Fugaz – Un Sendero Fluorescente (Caballito Records)

Lucas Bolaño es un tipo con muchas inquietudes que bullen en su cabeza. Su currículo es extenso: formó parte del colectivo GRS (Grupo de Resistencia Sonora) en donde una serie de músicos trabajaban para experimentar con las llamadas “músicas avanzadas” (menudo eufemismo). También ha editado en sellos foráneos franqueando diferentes sonidos dentro de los parámetros de la electrónica más expeditiva, y estuvo como residente en el centro de creación contemporánea Matadero de la capital española en donde compartió espacio de trabajo con otros músicos; a todo esto, no quiero olvidarme por su afinidad con el colectivo catalán Hi-Jaub USB? ya desgraciadamente desaparecido (integraban la comuna grupos como Tirana o Gúdar) en donde hizo buenas amistades.

En este nuevo proyecto como Estrella Fugaz, Lucas se adapta (en estética, duración de las canciones, tonalidades, métrica…) a un concepto más estándar del concepto canción, más vinculado a un tipo de receptor más curtido en los cancioneros pop. El resultado es fascinante y se titula Un Sendero Fluorescente (Caballito Records, 2019), en donde se cobija unos pentagramas cautivadores, repletos de escenas cotidianas, intuitivas e impulsivas, que tanto describen pasajes amorosos o de reconciliación, como críticas al castrador sistema capitalista o retazos de abstracta belleza sensorial. Como dice el autor, en lo cotidiano se esconde lo más extraordinario, y tiene más razón que un santo.

Bien acompañado por amigos como Caliza en la inicial “Alegría” (“La nostalgia es un sentimiento para idiotas/ las banderas y los patriotas colgados en su balcón”), la guitarra y bajo de David Rodríguez (La Estrella De David), y hasta Soleá Morente haciendo coros en la gran “El Verano Español” (tema que nos recuerda el lado más oscuro de esa España más salvaje y tétrica de los 90 que reflejaba nuestras miserias y que sirve de argumento en series de Netflix), y “Luminosa” (con estupendas bases dub) en la que plasma la vida monopolizada, en parte, por los sinsabores de la paternidad.

Sintetizadores y bases pregrabadas dan esos ecos ambient y kraut a “Tu TOC”, una sucesión de pensamientos a vuela pluma se agolpan en la vigorosa “Max Y Ellen” (que me recuerda al nervio y el halo surrealista de Manos De Topo), mientras que un sitar se desliza por los meandros de “Estrella Fugaz” en la que amazonas, meteoritos, y bellezas refulgentes son protagonistas de una danza en espiral. Grande.

Escucha Estrella Fugaz – Un Sendero Fluorescente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.