Faded paper figures – Dynamo (Autoeditado)

Ahora, que el concepto indietrónica está denostado, que ya se había dado a este estilo por muerto y enterrado y que al que se atreve a utilizar el término se le tilda de hortera (aunque seguimos suplicando a Jimmy y Ben disco nuevo del servicio postal), van y aparecen Faded Paper Figures con su álbum Dynamo. Y recupero mi fé en esa mezcla de la calidez del pop con la frialdad de las máquinas, que tantos buenos momentos musicales nos ha dado a los poppies (véase a los propios Postal Service o a Notwist, por ejemplo… hasta a Hood o Stars, si vamos “más allá”).

No nos engañemos, Dynamo tiene un handicap en la primera escucha: se parecen demasiado a Postal Service. Vale, las bases no son las de Tamborello; la voz no es la de Gibbard. Pero en una primera aproximación al disco, el parecido es bien audible. En sucesivas escuchas uno descubre que, aún bebiendo de la fuente Postal Service, Faded Paper Figures se nutren también de New Order y sus bases rítmicas más machaconas, de Stars y su universo etéreo, de Notwist y su frialdad, de literatura, de cine… incluso del tráfico de California. Entonces es cuando uno se sacude de encima esa sensación de deja-vú, y se empieza disfrutar de verdad de este disco.

Y es que, amalgamando estas influencias, han conseguido un debut fantástico de doce canciones de pop electrónico y ritmos resultones. Aunque ambiental y susurrante en algunos momentos (como en “Future self” o “Red State”), la mayoría del disco lo componen canciones de esas que te hacen levantar de la silla, subir el volumen y pegar cuatro bailoteos. “Bfilm” o “The persuaded” son una buena muestra. También ese himno que es “Logos”. O “Metropolis” y su cacharrería de juguete. Letras que se mueven entre la nostalgia y la alegría, entre la tristeza y la realidad.

Si a esto le sumamos perlas como “Geneva’s gone” (¡canción del año, ya!) o “Polaroid solution”, adictivas cien por cien, estamos ante una de esas sorpresas agradables del año: inesperadas y, precisamente por eso, mucho más gratificantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.