Febrero – El Abismo (Starsky Records)

Es en esta época más que en ninguna otra en todo el año, cuando sin duda alguna a nadie le amarga un dulce, y definitivamente el primer y esperado largo de la banda catalana lo es.

Una receta cargada de pop elaborado en su estilo más puro donde las pocas complicaciones, las melodías directas, y los estribillos pegadizos, tienen como resultado un postre que conseguirá atrapar a los amantes más puritanos de este estilo, y posiblemente aterrorizar a todos aquellos que buscan la complejidad, y los sonidos abruptos dentro de este cajón de sastre comúnmente llamado pop.

Y es que tras tres Ep´s, y el amplio reconocimiento tanto por parte del público, como del negocio (premio Música Jove de Reus 2007, Grupo Revelación Nacional del Festival Contempopranea 2009 y Demotremenda del Festival Tremendo Pop 2009), la expectación por ver el resultado de El abismo sin duda que era considerable, y conscientes de ello la banda se ha esforzado claramente en cuidar la grabación y la producción del disco que tiene como resultado un excelente sonido, más aún si lo comparamos con sus primeros trabajos. Pero no sólo la banda se ha esforzado en ello, sino que conocedores de que en muchas ocasiones lo de “la primera impresión es lo que cuenta” es un síntoma definitivo para adquisición de un disco, han forjado un estratégico LP, donde sus primeras canciones son sencillamente incontestables y su final tan agradable como la miel.

“Autos de choque”, “montañas rusas”, “fin del mundo” y “horro vacui” muestran un repaso por diversidad de sonidos e intenciones, mezclando intensidad con sentimientos, y una amalgama de contrastes tanto en ritmos como en melodías que bien podrían haber conformado un contundente EP por sí solos. Pero el objetivo en esta ocasión era dar un paso más allá, y es entonces, cuando uno pasa del cuatro corte, cuando algunas ilusiones se empiezan a desvanecer y subyace una cierta falta de recursos a la hora de generar temas tan sugerentes como los de el principio. Un vacío en la parte central del disco en la que la sencillez se vuelve monótona, las melodías algo repetitivas, y se echa en falta en temas como “generación del 98” o “circulo viciosos” esa chispa fresca y diferente de las primeras canciones.

Por suerte, (o más bien quizá de forma premeditada), el largo sabe reponerse en parte del traspiés, y es al acercarse a los últimos temas, cuando la banda vuelve a mostrar gran parte de potencial, quizá de una manera demasiado alborotada, pero sin duda que volviendo a ofrecer buenos temas, que se disfrutarán más en directo que enlatados, y que tienen como regalo una genial balada de despedida de casi cinco minutos de duración, que de manera obligatoria te hacen despedirte con un suave y dulce sabor de boca.

Para muchos ha sido larga la espera, pero aquí está, el paso ha sido dado, y ahora es ya sólo cuestión de que lo afiancen a través de los grandes directos con los que la banda tiene acostumbrados a sus fans.

ESCUCHA en Spotify: Febrero – El Abismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.