Festival Brillante (varios emplazamientos) Chapinería, Madrid 24-26/09/21

Este fin de semana asistíamos al nacimiento del Festival Brillante, un evento muy especial que llegaba a la localidad madrileña de Chapinería. Un pueblo con encanto de la sierra oeste de Madrid, que esperemos se convierta en sede fija de esta interesante propuesta por muchos años.

El concepto fue todo un acierto. Pensado como festival que se disfruta en distintos emplazamientos y al aire libre (entre el Monkey Week, el Vida y el Sonorama), en el que podíamos desplazarnos por el pueblo para asistir a los conciertos de sus distintas ubicaciones, pasábamos del Escenario Plaza, ubicado en la Plaza de La Constitución de Chapinería, al patio del Palacio de la Sagra donde pudimos ver algunos shows escogidos en formato reducido. De ahí ya nos movíamos al Escenario Mirador en el que tuvieron lugar las principales actuaciones, dentro de un recinto cómodo, con vistas al bosque de encinas y distintas barras y food trucks de comida y bebida. Todo ello acompañado por un mercadillo con puestos de discos y productos locales y los animados bares de la localidad, ingredientes que sumados, ayudaban a convertir la experiencia en todo un disfrute que nos hacía olvidar el último año y medio infernal que ha vivido la música en directo. Seguimos echando muy en falta dejar de ver los conciertos sentados, pero aún así las sensaciones de recuperar algo perdido, cobraron intensidad.

Había temor a las fuertes lluvias en la primera jornada, que tan solo deslucieron algo el inicio del día y retrasaron algunos horarios, aparte de obligar a la cancelación de la programación del Escenario Palacio. A pesar de ello, pudimos ver a Depresión Sonora haciendo un repaso por las canciones de sus EPs e incluso versionando “Disorder” de Joy Division. Después, Axolotes Mexicanos tomaban el Escenario Plaza (más concurrido desde sus alrededores -donde se podía beber- que en los asientos centrales -donde no-) con su habitual frescura y los momentos escogidos de :3 (2021), aparte de la recuperación de algún tema antiguo.

Antes que ellos Bratty, proyecto de la mexicana Jenny Juárez abría el escenario principal en su primera visita a nuestro país, con su bedroom pop, el reciente tdbn (2021) y varias caras conocidas entre sus músicos de apoyo. Le siguió su compatriota Ed Maverick, quien mucho más allá de su colaboración en la envolvente “Párteme La Cara” de El Madrileño (2021) de C. Tangana, demostró ser una de las grandes estrellas de esta primera edición del Brillante. Él es una referencia en su país y cada vez acapara más seguidores en todo el mundo con ese folk sosegado y ambiental. Lo teníamos claro, pero ver abarrotado el recinto poco después de las ocho de la tarde con todo el mundo coreando cada palabra de “Fuentes de Ortiz”, aclaró toda duda. Fue la sorpresa de la noche.

Le siguió Sen Senra, en otra de las actuaciones más esperadas del Festival Brillante, como calentamiento a sus próximas citas en grandes recintos. Parece que ha pasado una eternidad desde que nos cautivó con Sensaciones (2019), pero pandemia de por medio y con un puñado de singles (que recopiló reciente en Corazón Cromado) a cuál más exitoso, su estatus no ha dejado de acrecentarse. Su directo no hizo sino corroborar que proyección de Christan Senra en algo más de una hora de soul electrónico y ese personal falsete que lo acompaña. Una peculiar puesta en escena, a ratos sentado, a ratos de espaldas, a ratos paseando, que acompañó temas tan incontestables como “Ya no te hago falta”, “No me sueltes más”, “No hay ninguna que tenga tu mismo nivel”, “Wu Wu” o “Un puñao de sensaciones”.

Cerraban el viernes los incontestables Mujeres, que con apenas media hora de actuación, pusieron patas arriba la sierra oeste al completo. Su directo es infalible, solo falta abrir el cajón de esa colección de hits instantáneos y ya no hay dios que se resista a moverse con ellos, a pesar de hacerlo sentados, claro. Abrieron con “Cae la noche” y atacaron algunas de sus canciones más celebradas. No faltaron “Tú y yo”, “Besos”, “Un sentimiento importante”… ni tampoco las recientes “Rock y amistad” que se coreó hasta el desgañite y “Al final abrazos”, con la que terminaron su actuación. Grandes.

La segunda jornada del Festival Brillante se afrontó más relajadamente. Salió el sol y desde mediodía sus escenarios empezaban a acoger los primeros nombres del día. El Escenario Palacio por fin acogía sus primeros conciertos y por ahí pasaron SIMONA, unos exitosos Morreo y el Momento de Auténtica Realidad de un Marcelo Criminal que no para de sumar adeptos. La plaza del pueblo ya había congregado a los más madrugadores y a unos cuantos curiosos con las propuestas de Las Dianas o The Zephyr Bones, con disco a punto de estrenarse.

Ya en el Escenario Mirador vimos un cambio generacional respecto a la primera jornada. Arrancamos con El Último Vecino y su condensada actuación, en la que Gerard Alegre derrochó su personal synthpop, recreando ese particular universo en momentos como “Mi Camino Perfecto”, “Mi Amiga Salvaje” o “Dónde Estás Ahora”. Por su parte Soleá Morente sorprendió con un show festivo donde su flamenco pop tornó en rumbero, animando al personal con su cada vez mayor abanico de infalibles. No faltaron la versión de “Cariño” de La Estrella de David ni esas incontestables “Ducati”, “Lo que te falta” o “Cosas Buenas”, que nos dejaron con ganas de mucho más.

Pero ya era turno de sumergirnos en la kinkidelia con los cada vez más enchufados Derby Motoreta’s Burrito Kachimba, que tiraron de contundencia para continuar la fiesta con ese híbrido entre Triana y Deep Purple. Un concierto algo accidentado del que supieron sobreponerse sacando sus mejores cartas. Ahí estaban “El Valle”, “Aliento de Dragón” o “Turbocamello”, pero también hubo tiempo para mostrarnos cómo suena en directo su reciente “Las Leyes de la Frontera”, la canción principal de la BSO de la nueva película de Daniel Monzón del mismo título o para homenajear a Camarón, con su versión de “Nana Del Caballo Grande”, dejando al público entonado con su poderosa energía para afrontar quizá el momento más esperado de todo el cartel.

Los Planetas venían al Festival Brillante como uno de los reclamos para ampliar público de todas las edades, pero lo hicieron en un formato diferente al habitual. J y Florent se hacían acompañar del pianista David Montañés y tiraban de oficio para conjugar un par de horas de traslación de su repertorio a un formato ambiental e íntimo. Algo destinado a sus fans de toda la vida, que descolocó a parte de la audiencia, ya que hubieran preferido vibrar con uno de sus reconocibles shows con la banda al completo. Aún así, el concierto fue una muy disfrutable anomalía en la que empezando con “Islamabad”, hicieron un repaso por treinta años de carrera, trayendo a nuestra memoria canciones que forman parte de nuestras vidas, como “David y Claudia”, “Segundo Premio”, “Ya no me asomo a la reja”,  “Santos que yo te pinte”, “Línea 1”, “Alegrías del incendio” o hasta la reciente “El Rey de España”. La noche terminaba a las 23.15, pero la fiesta continuó en el pueblo hasta la madrugada, con animación, buen rollo y ese ambiente que tanto se echaba de menos.

El último día dejó momentos a tener en cuenta como La Paloma y una interesante Bikôkô, las reseñables Pinpilinpussies o unos festivos Chill Mafia que abrían el Escenario Mirador tras la ausencia de la francesa Oklou, primera confirmada para Festival Brillante 2022. Su concierto fue el perfecto reflejo de estos nuevos tiempos, en los que propuestas como la suya son capaces de fundir géneros sin que a nadie les sorprenda. Tras ellos, otro de los artistas con más proyección del festival, Rojuu, que con su personal estilo cautivó a base de trap, referencias emo, aires de bedroom pop y cierto tono oscuro. Interesante.

Panda Bear fue el encargado de ir preparándonos para el broche final con su primer concierto desde 2019, en el que a base de sintes y samples repasó las canciones de su carrera al margen de Animal Collective. Arrancó con el tema que da título a su último disco, “Buoys” del que también sonaron “Token” o “Inner Monologue”.  Estrenó la canción “Left in the Cold” y miró al pasado recuperando “Song for Ariel”.

El festival se cerraba con Maria Arnal i Marcel Bagés, en una nueva demostración de magia, con Clamor (Fina Estampa, 2021) como protagonista. Nos hicieron volar gracias a esa capacidad de mutar hacia una electrónica orgánica y sentida, acompañada de canciones que son ya verdaderos clásicos de nuestra escena. Desde “Milagro” a “Meteorit Ferit”, sin olvidar ese portento llamado “Fiera De Mí”. Enormes.

Festival Brillante nace en tiempos extraños, pero estamos seguros de que sus responsables aprovecharán este ilusionante inicio para asentarse en su segunda edición y terminar convirtiéndolo en un referente nacional. Allí estaremos para contarlo.

Fotos: Sharon LópezSergio AlbertFestival Brillante

2 comentarios en «Festival Brillante (varios emplazamientos) Chapinería, Madrid 24-26/09/21»

  • el 28 Septiembre, 2021 a las 9:54 am
    Enlace permanente

    Muy de acuerdo con la cronica. Maravilloso sitio, no me lo esperaba tan chulo. Buenos conciertos, buen ambiente, gran sonido, comodidad. El año que viene sin sillas es para quedarse allí a vivir

    Respuesta
  • el 28 Septiembre, 2021 a las 10:38 am
    Enlace permanente

    El concierto de los planetas fue una bajona. llegan a tocar normal y revientan. Que había unas ganas de la hostia de fiesta, tios

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien